“Nunca más volveré a abrir las piernas delante de una cámara”