Internacional 31.01.2008Imprimir

Villa Gesell sin límites: sexo, alcohol y descontrol son la última moda de la temporada

Villa Gesell sin límites: sexo, alcohol y descontrol son la última moda de la temporada

(Noticiascadadía/M1).- Los dueños de los balnearios de Villa Gesell denuncian que los jóvenes duermen borrachos en la playa, tienen sexo en las carpas y agreden a los serenos provocando que las familias y la gente mayor deje de ir a a la ciudad, publicó hoy el diario Clarín.

“Los jóvenes son intratables. A la mañana hay chicos tirados por la calle, en la playa, borrachos, drogados. Los carperos los encuentran teniendo sexo detrás de las carpas. Cada tanto tenemos que arreglar las puertas de los baños públicos porque las abren a patadas. El sereno tiene que poner su mejor voluntad porque si va mal, termina mal”, contó Alicia Pérez, encargada del parador Ami.

Es que para algunos la salida, que comienza usualmente en un departamento donde se hace “la previa” con mucho alcohol, suele terminar en la playa. Y a veces mal, como el martes, cuando un joven de 20 años mató a golpes al sereno de un balneario que quiso despertarlo mientras dormía en el balbeario Pilotes.

El problema es que “algunos se quedan durmiendo hasta el mediodía  y conviven con las familias que llegan a tomar sol. Por eso, y porque no se puede dormir por los ruidos la gente grande está dejando de venir o se va a las playas del sur”, agregó Pérez.

Lo que relató la encargada del parador describe el caso de la familia Fernanández, de Vicente Lopez. “Este año optamos por Mar Azul. Esto se volvió un descontrol”, comentó a Clarin Luis, padre de dos nenas de cuatro y de siete.

María del Carmen Iribarren, dueña del balneario horizonte, coincide con Pérez: “Llegan de madrugada borrachos, se meten al mar desnudos y después se quieren acostar a dormir en las reposeras. Dejan botellas vacias, preservativos usados. El otro día, seis pibes le quisieron pegar al carpero con una mesa porque les pidió que no durmieran en las carpas. Llamé a la policía y tardó más de media hora en venir”.

El inconveniete es que las patrullas comunes sólo pueden llegar hasta las laterales y al municipio le mandaron una sola 4 x 4 para entrar a la playa en caso de producirse desmanes. María del Carmen expresa un sentimiento que parece compartido: “No veo la hora de que llegue fin de mes para que se vayan los jóvenes y vuelvan las familias”.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...