Internacional 16.02.2008Imprimir

¿Será que la milenaria profecía Maya se está cumpliendo? [1]

Por Bernardo Caamal Itza[2]

(Noticiascadadía).- Con los primeros rayos de la luz del yuum k’íin (sol) de esa fría mañana del 20 de diciembre de 2007, pude observar que las plantas de tahonal (Viguiera dentata var. heliantoides) están por florecer, ya que cuentan con innumerables botones florales, mismas que embellecen los lados del tramo carretero que comunica Mérida-Tizimín y la de Mérida-Peto. Quienes la conocen, saben que es una de las plantas melíferas que producen abundante néctar en ésta época del año -que aunque no es nata de éstas tierras-, es apreciada por muchos apicultores Mayas quienes fincan en ella sus esperanzas, mientras se inician la floración de otros árboles, como el Xpereskuch, dzidzilche, jabín, entre otros, que siempre le impregnan sus características a la miel de la península de Yucatán.
 
Seguro estoy que muchos apicultores, desean que los botones florales del tahonal, no sean afectados por el frío y las torrenciales lluvias –ésta última es rara en ésta época del “Xaman K’aan” ó cuando llegan los vientos fríos del norte-, para que fluya el néctar y sea recolectada por las abejas y posteriormente sea cosechados por el productor y con su venta apoye la endeble economía familiar.
 
El tahonal de Yucatán en este año floreció exitosamente durante la última quincena del mes de diciembre, enero y hasta los primeros días del mes de febrero, mientras que la quintanarroense aun esta en plena floración; el clima fue el idóneo para que este tipo de plantas dieran una abundante floración, aunque los apicultores reportan que en las colmenas no hubo entrada de abundante néctar, y esto repercutió al cosecharse la miel, inclusive en estos días hubo quienes están alimentando con azúcar a sus abejas.
 
Por otra parte, las personas que llevan el registro del Xook K’iin (cabañuelas), el 2 de enero fue la fecha en que se registro un intenso frío y cayendo algunas lluvias el 14 de enero en la región sur de Yucatán, y de nueva cuenta Chaac (dios de la lluvia) fue benévolo con intensas lluvias durante los días 6, 7, 8, 9 y 10 de febrero pero sin uniformizarse por todas las regiones del estado, porque todavía para éstas fechas, pasando por las serranía del “PUUC”, es notorio los inicios de la sequía por este lado.  
 
El clima favoreció a la fruticultura local en los primeros 40 días del año 2008, porque permitió que las flores del mango y el aguacate se tornen en frutos, aspecto observabable en todo el estado de Yucatán, mientras que en Quintana Roo, estos  mismos frutales apenas se encuentran en botones florales, y en el caso de la región de los “Chenes” en Campeche,  éste tipo de frutales es observabable en sus ramas algunos frutos entremezclados con botones florales, de todas formas esto genera y abriga esperanzas de su próxima producción a darse en los próximos meses.
 
El año que apenas concluyó, fue notoria en una gran parte del sur de Yucatán, la presencia de ciertos pájaros, como el tucán y algunos monos que se han refugiado en las manchas de monte alto que se encuentran en el municipio petuleño. En cuanto al maíz, algunos campesinos de Peto nos informan que sus cosechas prácticamente fueron consumidas por una gran cantidad de tejones; la presencia de este tipo de animales nos indican que persisten aun algunos efectos del huracán “Dean”, ya que éstos al no encontrar alimento y cobijo, emigran a otros lugares que les permita sobrevivir; en este mismo tema, la zona devastada por el meteoro ¿En que condiciones estará?. Pues recorrer estos lugares, si uno viene transitado por la carretera Peto (Yucatán) a José Maria Morelos y Chetumal (Quintana Roo), es posible observar muchos árboles se encuentran apilados entre sí y los pocos que se quedaron de pie, apenas se van cundiendo de nuevas hojas y ramas, mismos que es posible constatarlo en la franja que se encuentra entre la altura de la comunidad “Valle Hermoso”-cercano a la comunidad de chunhuhub a Chetumal. Esta grave perturbación ocasionada de manera natural e indirectamente por los efectos del cambio climático ocasionados por el hombre, impacto gravemente a la flora y la fauna de estos lugares, el peor de los casos es no entender este tipo  de señales que nos envía la naturaleza.
 
De esta forma los productores que se encuentran en los limites de las zonas afectadas por “Dean”, resienten sus efectos al registrarse la incursión de muchos animales silvestres en sus milpas; pero el problema no ahí termina, porque desde hace casi 20 años en que  la península de Yucatán es frecuentando por los meteoros, luego durante este lapso de tiempo, plagas y enfermedades en los cultivos se han incrementando y se ha especializado en este renglón, lo que repercute directamente en los costos de producción, y, sí ha esto le sumamos los efectos directos del mercado internacional con respecto a sus productos, y además, los efectos multiplicadores de los medios masivos de comunicación al estandarizar “una nueva cultura de consumo”, promueven nuevos modelos de convivencia entre la gente, alimentación y de igual forma sucede con las enfermedades que aparecen relacionadas con el Sida, Diabetes, colesterol y los efectos directos del alcohol y de las drogas. En general esta suma de factores es adoptada por la nueva generación de Mayas, y mismos que al no estar cercano a sus padres y abuelos, van abandonando a la par el idioma autóctono y todo lo relacionado a “lo Maya”. Con esto es posible palpar los primeros efectos de la migración interna de las comunidades, ya que no solo altera sus propias actividades y del binomio religiosidad indígena y milpa sino que paulatinamente se van diluyendo y entremezclando con “una nueva forma de vivir” que se practican en los centros urbanos.
 
Los niños mayas, son apartadas de su cultura por un modelo educativo ajeno a su cosmovisión, en cuyo sistema sólo es alentando el individualismo y carreras con perfil profesional que difícilmente le propicie su retorno a su lugar de origen, y con esto se va acentuando la migración y la desaparición de las comunidades que se fundaron en los años 40’s y cuyos moradores terminaron viviendo en las ciudades por donde encontraron empleo, como: Mérida, Cancún, Chetumal ó finalmente decidieron ir a trabajar en los E. U.A, y esto de alguna forma incide a que las familias se “fuesen dividiendo” y lo único que los une es el teléfono, el email y las cartas, y su separación, dependerá de la estrecha vinculación familiar que tengan, de todas formas esta lejanía tiene sus efectos directos en los hijos, y de ahí se derivan nuevos problemas familiares y comunitarios.
 
Ahora con la sombra que se avecina de la recesión económica del vecino país del norte y por otro, enterarnos de la constante deportación a México de muchos paisanos, sus consecuencias estarán por observarse en las regiones en donde nos encontremos, sólo para ejemplificar, si consideremos el caso de Peto, Yucatán - como parte de una muestra de lo que pasa en otros lugares de la región-, la gente de sus 32 comisarías, dicen que “casi no hay empleo” en la Riviera Maya,  y de estos lugares, Timul, es la única excepción porque su gente trabaja por medio de “familias nucleares” mismas que al especializarse en el cultivo del chile habanero (picante próximo a darle su denominación de origen) demandan mucha mano de obra de la gente de Peto y Tahdziu, y esto los hace diferentes a los otros que continúan realizando actividades poco rentables.
 
Pero la mayoría de la gente de las comunidades sureñas “están al día” (al no contar con los recursos económicos suficientes para solventar los diversos gastos que se generan en la familia), muchos saben lo que significa vivir bajo éstas condiciones, y sobre todo, cómo afrontar cada unos de éstos momentos y simultáneamente cómo hacer uso de los ancestrales conocimientos ó recordar esos sabios consejos de cómo hacer producir la tierra y de igual forma su reproducción en nuestra vida.
 
Entonces el cultivar innumerables especies vegetales en sus cementeras, el aplicar los antiguos principios mayas en la practica de la agricultura, saben lo que significa acoplarse de acuerdo al temporal lluvioso y la canícula, por ese motivo cultivar el xmejen naal (Maíz de ciclo corto) ó el xnuuk naal (maíz de ciclo largo) tienen claro que el sembrar una gran diversidad de cultivos en este mismo lugar, le garantiza obtener sus alimentos durante casi los 10 meses; pero el hacer uso de este tipo de conocimientos, tiene un enorme significado para cada uno de los hijos del mayab, porque no sólo finca en ella la base de su alimentación, sino que le permite reproducir a diario su cultura y los va heredando a sus hijos.
 
Pero ¿Dónde están los Mayas?, ¿Será que es posible visualizarlos por la forma en que practican la agricultura, uso del monte,  idioma, alimentación, religiosidad ó en los centros arqueológicos?. ¿Pero que pasa con esta cultura? ¿Quien sabe más de ella?, será que uniformizando su alfabeto es posible que “los Mayas” puedan comunicarse y realmente funcione el “Kuxan suun” (la soga viviente) ó con ello poder publicar múltiples libros ó organizar cursos-taller que permitan que unos cuantos “mayistas” continúen gozando de sus privilegios de ser los únicos portadores de la “verdad” sobre esta gran cultura.
 
¿Dónde esta el mayab? En alusión a lo que significa ser Mayas; de esto recuerdo a un viejo amigo que al cuestionarme, me decía: Cuando duermes ¿Sueñas en maya? u otros decir: “le platicas en maya a tus hijos”; “le enseñas a ser cómo Mayas”; lo que dices ¿Realmente lo practicas?; sigues los usos y costumbres de los abuelos: cómo el interpretar los sueños, el canto de los pájaros, insectos, entre otros; el culto a “Yuum Ch’aac (ofrendar a los dioses de la lluvia); ¿Te desparasitas con las plantas medicinales antes de la temporada en que se mueve el “tzab” (pléyades) y la “canícula”; ¿Sigues las indicaciones de bajarte la “bilis”? ó que te masajeen el cuerpo cada 6 meses, ¿Siembras bajo los efectos lunares?; a tus hijos le inculcas a que aprendan diversas actividades para que no tengan problemas en cuanto al trabajo y le facilite su inclusión a la sociedad donde le corresponderá vivir.
 
Otros dirán ¿Cómo llevar el “desarrollo” a los Mayas? y sobre todo ¿Cómo organizarlos para que hagan sus empresas y produzcan de acuerdo a las exigencias del mercado para que no sean tan “pobres”, porque el no saber leer y escribir, dudo mucho que ellos posean esos conocimientos de aquellos mayas que construyeron esta séptima maravilla del mundo moderno, en alusión a Chichén Itzá.
 
Quién tendrá la verdad entonces, ¿Qué aporte hace la civilización maya al mundo entero?, y sobre todo si los Mayas no hubiesen existido en Yucatán ¿Será que es posible atraer a los turistas y florezcan los múltiples negocios dedicados al ramo tal como sucede hoy en día?. Ahora con la denominación de origen del chile habanero, será que se resalte más esta cultura prehispánica…ó por donde iniciar para que el idioma maya, los conocimientos y la tecnología local, incentiven el desarrollo de acuerdo a las condiciones locales, y el Yucatán que conocemos, vaya transformándose y hacer de ella, un lugar propicio para vivir y poder escuchar de nueva cuenta el nítido canto del “Bach”(Chachalaca), Yuya (Calandria), “Ucum” (paloma de monte) y preguntarle a la “Chich” (abuela), lo que significa cada una de las palabras que pronunciamos a diario al hacer uso de nuestro idioma, y ella recurra a la tradición oral para que de nuevo le cuente a nuestros hijos, aquellos relatos que es propio del mayab, como el “k’ankabi ook”, “los aluxes”, “xtabay”, y a través de ellos reconozcamos nuestra identidad, y entendamos que todo lo que hay en la vida, pende de un constante “equilibro” (p’iidz), de nosotros dependerá a que se cumpla la milenaria profecía: “Llegara el día en que el kej (venado) salte y el k’aambul (faisán) vuele de nuevo en el mayab…”y no será que estamos presenciando su cumplimiento, con el reconocimiento que el mundo le da a nuestra cultura…y la ONU al aprobar una declaración en donde se reconocen los derechos de los pueblos indígenas que se encuentran en el planeta ¿Será un sueño…? y los que estamos viviendo y cobijados en el mayab ¿Cual será nuestro compromiso para que el idioma Maya y lo maya nos enorgullezca de ser y formar parte de ella?...


[1] Documento que se realiza en el marco de reflexión días previos a celebrarse el día internacional de las lenguas maternas que se conmemora el 21 de febrero.
<---newpage--->

[2] Comunicador indígena

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...