España 29.02.2008Imprimir

padre de los sanfermines

Absuelto el padre que corrió en los Sanfermines con su hijo de diez años

Finalmente, Luis Miguel Gómez no será condenado por correr junto con su hijo de diez años los encierros de San Fermín.

Absuelto el padre que corrió en los Sanfermines con su hijo de diez años

(Noticiascadadía/Granadadigital).- Hoy, el Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona absolvió al conocido como 'padre de los Sanfermines' de los dos delitos de los que se le acusaba su ex mujer, que le denunció al ver las imágenes de los encierros en la televisión: uno contra los deberes familiares, por poner en riesgo a su hijo, y otro de lesiones, por causarle a ella una depresión. En su defensa, el acusado aseguró que fue su hijo el que le pidió bajar a los encierros y señaló que le llevó plenamente consciente de que "no corría ningún peligro" ya que los cabestros son animales mansos "como los bueyes que tiran de las carretas del Rocío".

Gómez, de 28 años, saltó a la fama junto a su hijo David, de diez, el pasado 10 de julio cuando poco antes de concluir la cuarta jornada de los Sanfermines padre e hijo corrieron juntos un tramo de la cuesta de Santo Domingo delante de los cabestros, o toros mansos, que salen al final del encierro. En ese momento los toros que encabezan la carrera ya habían pasado por ese tramo.

La madre del niño, Ana María Ruiz, y ex mujer de Luis Miguel Gómez, denunció los hechos un día después ante la Guardia Civil tras ver las imágenes en los medios de comunicación y le imputó al padre un delito contra los deberes familiares y otro delito de lesiones. La acusación solicitaba para Gómez una pena de 15 fines de semana de arresto, por el delito contra los deberes familiares, y un año de prisión y una indemnización de 12.000 euros para la madre del menor por el delito de lesiones, ya que la madre alegó sufrir una depresión tras lo ocurrido.

Por su parte, la Fiscalía pidió la absolución del acusado al no encontrar indicios de delito. En cuanto al delito de lesiones el fiscal alegó que no existía relación de causa-efecto entre el hecho de que la mujer viese a su hijo y al padre corriendo delante de los cabestros y su posterior depresión. Y sobre el delito familiar, la Fiscalía dijo que, aunque se trata de una conducta que denota una enorme irresponsabilidad, no constituía delito penal ni incumplimiento grave de la patria potestad que el niño corriese delante de los cabestros. Además, el Ministerio Público apuntó que el acusado ya había sido sancionado civilmente y que al orden penal no le corresponde entrar a juzgar un hecho de esta naturaleza.

Durante el juicio que se celebró esta mañana --y tras el que el tribunal adelantó la absolución del padre-- el acusado afirmó que el hecho de que su hijo corriese delante de los cabestros fue una algo "esporádico" y que sabía que el niño "no corría ningún peligro", ya que los toros peligrosos se encontraban muy adelante del tramo que corrieron. Gómez relató cómo cuando estaban presenciando el encierro desde un balcón fue el niño, acérrimo fan de la fiesta taurina, el que le pidió bajar y afirmó que le llevó "consciente de que no corría ningún peligro".

Además, y tras lamentar las consecuencias que tuvo esta decisión, señaló que después de que saliesen las imágenes de él y su hijo en los medios de comunicación, llamó a su ex mujer para explicarle lo que había sucedido y aseguró que ésta le dijo que "se quedó tranquila".

Por contra, la madre negó la versión del acusado y aseguró que su marido nunca le consultaba cuando llevaba a su hijo a los festejos taurinos. "Le llamé para decirle cómo había sido capaz de hacer eso y él me dijo que volvería a repetir lo que hizo", relató la madre que insistió en que tras ver las imágenes de su hijo corriendo los encierros tuvo que recurrir a ayuda psicológica ya que cayó en una depresión, por la que actualmente sigue en tratamiento. 

Como los bueyes del Rocío 

Una versión que ratificó el padre de la ex mujer del acusado, aunque no fue suficiente y, finalmente, el Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona decretó la absolución del padre y la restitución del régimen de visitas a su hijo, del que se le privó tras el incidente. De hecho a la salida del juicio Gómez, en declaraciones a TVE recogidas por otr/press, señaló que lo que más le importa una vez que todo ha acabado es "recuperar los seis meses" que ha estado sin poder ver a su hijo.

Además, los cabestros son "animales de trabajo" que no entrañan ningún peligro y los comparó con "los bueyes que tiran de las carretas del Rocío" y denunció que desde que salieron las imágenes ha estado sometido a una axfisiante "presión" de los medios de comunicación que le hacían sentir incluso "vergüenza de salir a la calle". <---newpage--->

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...