Cultura 04.03.2008Imprimir

Arrebato, título de culto en la historia moderna del cine español, será la Película de Oro del 11º Festival de Málaga

(Noticiascadadía).- Arrebato, experimento visual, poético e inquietante, fue referencia para toda una generación. Segunda y, hasta la fecha, última película de Zulueta, se estrenó en 1980 en el Cine Azul de Madrid, convirtiéndose inmediatamente en uno de los títulos más extraños y perturbadores de la década.

Arrebato, título de culto en la historia moderna del cine español, será la Película de Oro del 11º Festival de Málaga

En Arrebato se habla del cine dentro del cine, del poder autodestructivo de la droga, insinuando el paralelismo entre ambos mundos como un refugio para los que se niegan a crecer. José Sirgado (Eusebio Poncela), director de cine de terror que ha terminado su segunda película, se siente insatisfecho por diversas razones. Su relación con el cine no tiene nada que ver con lo que él había imaginado y además, ha roto con su pareja (Cecilia Roth). La historia se desencadena cuando recibe una carta y un paquete de un joven cineasta (Will More), cuya inquietante personalidad le desconcierta.

Iván Zulueta nace en San Sebastián en 1943. El cine forma parte de su vida desde muy pequeño, ya que su padre, Antonio Zulueta, fue director del Festival de Cine de San Sebastián.

En 1960 se traslada a Madrid y después a Nueva York, para estudiar dibujo y pintura y entrar en contacto con el Pop Art y el New American Cinema. En 1964, en la Escuela Oficial de Cinematografía de Madrid, coincide con estudiantes como Pilar Miró, Jaime Chávarri o, quien será su mentor, Jose Luis Borau.

Tras dos cortometrajes, Zulueta dirige un programa de televisión y en 1969 realiza junto a Jose Luis Borau Un, dos, tres, al escondite inglés, que se proyectaría en el Festival de Cannes en 1970.

En la década de los 70 intensifica su faceta de cartelista y colabora como cámara o ayudante de dirección en los cortometrajes de varios directores, como Pedro Almodóvar, Jaime Chávarri o Antonio Drove.

En 1976 dirige Leo es pardo, cortometraje que se proyectaría en el Festival de Berlín y que le prepara para dirigir el largometraje que le inscribe para siempre en la historia del cine, Arrebato.

Arrebato es, desde su rodaje en 1979, una película con problemas de financiación y planificación, convirtiéndose inmediatamente en un título de culto y haciendo de Zulueta un director "maldito".

A comienzos de los 80 tiene se retira temporalmente, continuando con el diseño de carteles de películas. Antes de volver a desaparecer del panorama público en los 90, realiza algunos capítulos para programas de TVE, donde seguirá experimentando con el lenguaje visual y sus obsesiones, como las historias circulares.

En la década del 2000, se reestrena Arrebato y se edita en DVD, lo que provoca que toda la obra de Zulueta sea revisada por críticos y público en festivales, exposiciones, etc.

Iván Zulueta recogerá la Biznaga de Plata del Festival de Málaga el lunes 7 de abril en el Teatro Cervantes.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...