Economía 24.03.2008Imprimir

crisis financiera

Wall Street inicia la primavera con optimismo

Después de un duro invierno, Wall Street inicia la primavera con la esperanza de que lo peor de la crisis inmobiliaria y del crédito haya quedado atrás

(Noticiascadadía/Agencias).- La multifacética ofensiva de la Reserva Federal (Fed) para mantener en funcionamiento el sistema financiero con masivas inyecciones de liquidez e importantes reducciones de tasas de interés parece haber calmado a los mercados por el momento, aunque muchos inversores mantienen la cautela.

En la acortada Semana Santa -ya que los mercados permanecieron cerrados el viernes- el Dow Jones Industrial Average recuperó un 3,4%, el índice Nasdaq de los valores tecnológicos subió un 2,1% y el más representantivo Standard & Poor's 500 ganó un 3,2%, pero siguen en baja en el año y los expertos de Wall Street tratan de determinar si la tormenta quedó atrás.

Algunos ven la posibilidad de un 'bear squeeze' (presión) que alienta un aumento de los precios al forzar a los operadores que apuestan contra el mercado a comprar acciones. Otros dicen que la situación es una 'bear trap' (trampa), con los inversores atraídos hacia una corrida que se evapora.

Los mercados iniciaron una dura semana con una excepcional serie de eventos el domingo, con el salvamento del gigante de la inversión Bear Stearns que estaba al borde del colapso, por parte del banco JP Morgan Chase, con la ayuda de la Reserva Federal, que al mismo tiempo anunció un nuevo esfuerzo para llevar liquidez al sacudido sector financiero.

La Fed cortó luego su tasa directriz en 75 puntos básicos, para llevar el interés de sus fondos federales al 2,25%, coronando una serie de reducciones iniciada en septiembre pasado.

"Los inversores continúan preguntándose si estamos llegando al fondo de un proceso o si el piso de los mercados está a punto de colapsar", dijo Bob Dollar, estratega de BlackRock.

"Desafortunadamente no hay una vía rápida y efectiva de definir el piso de un mercado. Nuestra mejor estimación es que nos acercamos al piso, más que al comienzo de un colapso mayor, y que no estamos tan lejos del piso", agregó.

El analista subrayó "que las quiebras financieras notables (como la que ocurrió recientemente con Bear Stearns) frecuentemente se producen cuando los mercados tocan fondo".

David Bowers, consultor independiente que asesora a Merrill Lynch, dijo que con el alto nivel de pesimismo que existe este año en los mercados, están dadas las condiciones para un incremento que ahuyente a los operadores que apuestan a nuevas caídas. El fenómeno llamado 'short squeeze' o 'bear squeeze'.

"Aunque muchos ingredientes de un 'bear squeeze' están presentes, lo que falta es un catalizador", dijo Bowers. "Con crecientes temores tanto de recesión como de inflación<//font>, es difícil identificar un eventual catalizador y cuando aparecerá", afirmó.

Algunos analistas llaman a la prudencia frente a lo que podrían ser intentos de apostar contra el mercado.

"Todas las medidas adoptadas recientemente por la Reserva Federal tomarán tiempo para surtir efecto sobre la economía", dijo Gregory Drahuschak de Janney Montgomery Scott.

"Esto no sucederá en cuestión de pocos días o semanas. Aunque los operadores quieran una rápida resolución de la actual crisis, esperarlo es un error. Establecer un piso durable para el mercado toma tiempo", agregó.

Mary Ann Hurley, analista de DA Davidson & Co., advirtió de que podría ser demasiado pronto para celebrar el fin de la tormenta que azota a los mercados financieros.

"Yo quiero a mis amigos optimistas, pero desearía que tomaran una ducha fría", afirmó.

"Esta es una sacudida de proporciones históricas. Es la mayor burbuja inmobiliaria y la más grande burbuja de crédito en la historia" y todavía no está claro cómo el sistema bancario sorteará la peor crisis en décadas, dijo. <---newpage--->

"Los precios inmobiliarios continúan cayendo, los embargos continúan aumentando, los bancos están dañados, el consumidor sufre, hay más problemas de crédito en ésta que en cualquier otra crisis", resumió.

"La Fed y el gobierno no saben exactamente qué es lo que funcionará y lo que no. Esto es como una guerra económica en Irak, esta guerra se prolongará durante un tiempo", advirtió la analista.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...