España 07.05.2008Imprimir

mujeres

El 10% de las mujeres en edad fértil padecen endometriosis

Se trata de una enfermedad discapacitante que conlleva fuertes dolores y que en ocasiones compromete la fertilidad de la mujer

(Noticiascadadía).- El diez por ciento de las mujeres en edad fértil padecen endometriosis, una enfermedad benigna que, sin embargo, “resulta frustrante para la mujer por todas las complicaciones que conlleva, desde la presencia de un dolor agudo a la dificultad para mantener relaciones sexuales provocando, incluso, cuadros de infertilidad”. Quien así se expresa es Gorka Barrenetxea, ginecólogo y director médico de la Clínica Quirón Bilbao quien ayer participa en el ciclo de conferencias Encuentros con , celebrado en la Biblioteca municipal de Bidebarrieta a partir de las 19:00 horas. 

Subraya el experto que “entre las secuelas de esta dolencia cabe considerar la baja autoestima de la mujer que en ocasiones deriva hacia la necesidad de un tratamiento psicológico. Las molestias no son fáciles de sobrellevar y además generan un considerable gasto social en horas laborales perdidas y consumo de recursos sanitarios”. Es tal la presión que padece la mujer al sentir estas molestias que “en cuanto se les diagnostica que padecen una endometriosis siente cierto alivio. Llevan tanto tiempo sufriendo que agradecen conocer la causa”.

A juicio del especialista “atajar el retraso en el diagnóstico es uno de los retos de las ginecología moderna. En ocasiones resulta complejo porque tanto la mujer como el médico de cabecera confunden este dolor con la dismenorrea, dolor propio del ciclo menstrual o con la dispareunia, dolor asociado al mantenimiento de relaciones sexuales. Hay que concienciar a los médicos de Atención Primaria para que valoren esta posibilidad cuanto antes. En ocasiones el retraso en el diagnóstico es desmedido, incluso de diez años”.

El endometrio es la mucosa que recubre el útero. Este tejido “es expulsado durante el ciclo menstrual, pero  tiene la capacidad de anidar y crecer fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino. Es menos frecuente que la endometriosis aparezca fuera del abdomen como en los pulmones o en otras partes del cuerpo. Es entonces cuando aparecen las dificultades”.

Tratamientos existentes

En cuanto a los tratamientos existentes, la ciencia moderna maneja, sobre todo, dos opciones: un tratamiento médico y otro quirúrgico. Gorka Barrenetxea subraya que en el primero, “se persigue evitar el estímulo hormonal. Se trata a las pacientes con anovulatorios, con pastillas anticonceptivas que evitan la aparición de la regla.  Sin menstruación, el crecimiento de la endometriosis se reduce o detiene. En todo caso, estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, como sofocos, cansancio, insomnio, cefalea, depresión, osteoporosis y sequedad vaginal”.

En lo que se refiere a los tratamientos quirúrgicos “estos pasan por resecar el tejido tópico”. Tampoco es la solución de por vida. “Aun consiguiéndolo en su totalidad”, matiza Gorka Barrenetxea, “un cuarenta por ciento de las mujeres tienen una recidiva a partir del quinto año. Esta recaída conlleva, en numerosas ocasiones, una pérdida de la esperanza que requiere apoyo psicológico”.

Entre las recomendaciones que ofrece el experto sobresalen “el esfuerzo por hacer un diagnóstico precoz que ayuda a evitar las adherencias y los problemas de fertilidad y el embarazo temprano que evite la cronificación del problema y la infertilidad de la mujer”.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...