Internacional 26.05.2008Imprimir

12ª Parada del Orgullo Gay

La 12ª Parada del Orgullo Gay congregó en la brasileira San Pablo, a 3,5 millones de personas

(Noticiascadadía/Agencias).- Es morena, alta y delgada. Un junco con una sonrisa perfecta. Se llama Andreia Albertini y casi le hace perder el sueño a Ronaldo, el jugador brasileño del Milan. Fue ella, el travesti, quien hizo pública una noche pasada junto a otras colegas con el astro del fútbol mundial. Ayer, con pechos al aire, desfiló en medio de la marea de homosexuales, bisexuales, lesbianas y heterosexuales, que copó la Paulista, la avenida más tradicional de esta ciudad.

La 12ª Parada del Orgullo Gay tuvo mucho de fiesta carnavalesca, con disfraces multicolores y decenas de carrozas con músicos y bailarines. Sobre las cifras hubo polémica. Unos dijeron que había al menos 3,5 millones de personas. Los organizadores bromearon con que eran 5 los millones de presentes. Como sea, en la Paulista no cabía un alfiler. San Pablo se ha convertido en la sede de la mayor manifestación del mundo gay a favor de la diversidad sexual.

Presidida por una gigantesca bandera con los colores del arco iris, representativa del movimiento gay, la fiesta convocó hasta autoridades: estuvieron allí Gilberto Kassab, el alcalde de San Pablo (ciudad capital de 12 millones de habitantes); la ministra de Turismo, Marta Suplicy, una de las promotoras históricas del mitin y varios legisladores nacionales.

La 12ª Parada del Orgullo Gay congregó en la brasileira San Pablo, a 3,5 millones de personas

"Esta es una Parada política", declaró el presidente de la Asociación de la Parada del Orgullo Gay GLBT (Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales). Para el dirigente gay, Alexandre Santos, por detrás del show "hay un deseo político de mostrar el orgullo de ser lo que somos. Otro de los líderes, Manoel Antônio Zanini, sostuvo: "Buscamos concientizar, no hacer un espectáculo circense". Para el coordinador de Diversidad Sexual del municipio de San Pablo, Cássio Rodrigo, "ésta es una protesta por los derechos que nos son negados los otros 364 días del año".

Pero las lentejuelas y los brillos de los trajes de Drags Queens y Drags King (hombre con vestidos de mujeres y mujeres vestidas de hombres), que dominaron la marcha, ocultó el carácter reivindicativo. No obstante, hubo un carruaje austero que enfiló literalmente vacío por la Paulista: representaba, dijeron los organizadores, a las víctimas del sida y de los prejuicios, ausentes en la marcha.

En Brasil, hubo 2.800 asesinatos de gays en los últimos 20 años. No por eso, Alexandre de Santos se bajó de las pretensiones políticas. Ahora se trata de sensibilizar a los políticos brasileños para que se apuren a votar leyes que garantizarán los derechos gays. "No se puede confundir al Congreso con el púlpito de una iglesia", sostuvo.

La semana pasada una ley aprobada en Diputados para castigar los actos discriminatorios contra los homosexuales, fue postergada por el Senado. La dilación se debió a las fuertes presiones de las cúpulas religiosas, tanto evangélicas como la católica.

La ecuménica Liga Cristiana Mundial intentó impedir que se realizara la marcha. Llegó a presentarse ante la justicia con el argumento de que el desfile violentaba a niños, adultos y ancianos. El tribunal archivó la causa.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...