Cultura 30.05.2008Imprimir

“La Boda de mi novia” pone un punto de color a una cartelera gris

(Noticiascadadía/Juanjo Montoro).- Este fin de semana contamos con tres dramas venidos desde diferentes partes del mundo. Una producción hispano-argentina, nos trae la historia de Elsa, una singular y solitaria jubilada de Buenos Aires, que se ve envuelta en una serie de desventuras que sufre en busca de su fin conseguir el dinero que necesita para cremar a su gato. La ronda de noche del director Peter Greenaway, nos acercará a la figura del joven pintor holandés, Rembrandt, el cual verá truncada su vida a partir de aceptar a disgusto un encargo de la milicia, a partir de ellos descubre una trama corrupta, la cual tapa un hecho aún más oscuro si cabe que es el asesinato, Rembrandt usa el cuadro encargado para formular su acusación, lo que será la llave de la venganza de los acusados. Bajo el título de The dead girl el director Karen Moncrieff nos muestraUn conjunto de cinco historias acerca de personas sin relación aparente entre ellas cuyas vidas convergen alrededor del asesinato de una chica.

“La Boda de mi novia” pone un punto de color a una cartelera gris

Una historia de terror típica del escritor Stephen King nos trae a las pantallas la historia de un pequeño pueblo de Maine, en el que, tras una violenta tormenta que estalla tan repentinamente como acaba, aparece una espesa niebla. Esta niebla va atrapando a la gente en sus hogares, bares, supermercados... y mata a todo aquel que se adentra en ella, bajo el título de La niebla de Stephen King.

En una cartelera oscura renace el film La boda de mi novia donde Tom (Patrick Dempsey) un hombre de éxito que lleva una buena vida y sabe que siempre puede contar con Hannah (Michelle Monaghan), su encantadora mejor amiga y la única que es una constante en su vida. Es la situación perfecta hasta que Hannah se marcha a Escocia en un viaje de negocios por seis semanas… y Tom descubre asombrado, cuan vacía es su vida sin ella. Decide entonces, que cuando Hannah regrese de su viaje, le propondrá que se case con él, pero anonadado se entera de que ella se ha prometido con un escocés guapo y rico y que piensa vivir con él en Escocia. Cuando Hannah le pide a Tom que sea su “dama” de honor, él de mala gana acepta cumplir el papel… pero sólo para intentar conquistarla e interrumpir la boda.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...