Economía 18.06.2008Imprimir

Federación Nacional de Comunidades de Regantes

La Federación de Regantes aboga por elevar la productividad de la agricultura de regadío para abastecer a un población mundial creciente

Destaca el papel del regadío para producir más y mejores alimentos con menos agua

(Noticiascadadía).- El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE), Andrés del Campo, abogó hoy, en el I Congreso Internacional de Riego celebrado en la Expo de Zaragoza, por elevar la productividad de la agricultura de regadío como “garantía” para el abastecimiento mínimo de una población mundial creciente que, según las previsiones de la FAO, se duplicará hasta alcanzar cerca de 9.500 millones de habitantes en el año 2050.

El I Congreso Internacional del Riego reúne desde hoy y hasta el viernes a más de medio millar de regantes de todo el mundo con el objetivo de analizar en profundidad los principales desafíos a los que se enfrenta la agricultura del siglo XXI. Entre estos, destacan el abastecimiento de la población mundial y la reducción de la pobreza rural a través de un uso sostenible de los recursos naturales, principalmente, del agua, así como el empleo de métodos de producción no agresivos con el medio ambiente.

En este sentido, Del Campo destacó la importancia de elevar la productividad agrícola para aumentar la producción y abastecer a los mercados de materias primas en un contexto global marcado por la presión que sobre la demanda están ejerciendo países como India o China, el auge de los biocombustibles o la propia escasez de agua.

Según datos de la FAO, en los próximos treinta años se espera que el 69% del aumento de la producción agraria proceda del incremento de la productividad, mientras que el 12% provendrá del aumento de la intensidad de cultivo y el resto de la extensión de la superficie cultivable.

A este respecto, precisó que la mayor parte de la producción mundial futura provendrá, principalmente, del regadío que se convertirá en "el garante del abastecimiento mínimo de la población", localizándose mayoritariamente en países en desarrollo, lo que obligará a optimizar al máximo la gestión del agua disponible. En la actualidad, la agricultura mundial consume el 70% de las extracciones de agua.

Del Campo calificó de "injusto" que la sociedad mundial acuse a la agricultura de ser la principal responsable de la escasez global de agua y, al mismo tiempo, exija que los mercados estén siempre abastecidos sin importar los medios de producción utilizados. En este sentido, señaló que algunos de los alimentos más comunes como un kilo de café tostado o uno de ternera precisan de 21.000 y 15.500 litros de agua, respectivamente.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...