Festivales 03.07.2008Imprimir

Festival del Vino

El Festival del Vino de Madeira regresa confermando la importancia socio-económica del vino del archipiélago

Las tradiciones de la vendimia resurgen en esta fiesta del vino del 5 al 7 de septiembre

(Noticiascadadía).- El tradicional Festival del Vino de Madeira, que se celebrará del 5 al 7 septiembre, comienza sus preparativos. Se trata de una cita que permite a sus visitantes conocer, tanto la tradición vinícola del archipiélago, como otros aspectos de su folclore, gastronomía, cultura y estilo de vida. Asimismo, esta festividad congrega a cientos de turistas y a la mayor parte de la población local, ya habituada a disfrutar, año tras año, de la típica fiesta de la vendimia y la multitud de eventos que se dan cita durante estos tres días en las islas. Estas celebraciones muestran la importancia socio-económica del vino de Madeira, a la vez que rememoran los viejos hábitos de su población recreando actividades que se remontan al tiempo en el que llegaron los primeros habitantes al archipiélago.

Las calles del centro de la capital acogen diversos espectáculos alegóricos de luz y sonido alusivos al vino y a las vendimias, además de ofrecer catas en múltiples puntos de la ciudad.

La tradicional vendimia tiene lugar el día 1 de septiembre, en varias localidades de Madeira, como en el cercano distrito de Cámara de Lobos, localizado a unos 7 km de la capital. Los visitantes podrán participar en todo el ritual de la elaboración del vino, que abarca desde el transporte de las uvas a las presas hasta la obtención del preciado caldo, pasando por el pisado de la uva y los habituales desfiles de los vendimiadores. Es un festival repleto de actividades folclóricas de Madeira caracterizado por la gastronomía regional, los modos de vida y mucho entretenimiento.

El éxito que esta festividad cosecha en cada una de sus ediciones, no sería tal sin la calidad del exclusivo vino de Madeira, avalada por más de cinco siglos de historia y un reconocimiento a nivel mundial. Tanto es así que fue escogido para celebrar el Día de la Independencia de los Estados Unidos el 4 de Julio del 1776, elogiado por Shakespeare en sus obras y admirado por monarcas, príncipes, generales y exploradores. Esta calidad se debe a diversos factores como la tierra y el clima de este conjunto de islas, que favorecen el desarrollo de las vides, cuyas múltiples variedades confieren al vino madeirense un sabor distintivo. Por supuesto, un exhaustivo proceso de selección de las uvas y el esmero en su producción, son también clave para lograr la excelencia del vino madeirense.

Existen diferentes tipos de uva que dan lugar a distintas variedades de vino de Madeira, entre ellas destacan Sercial, Bual o Boal, Verdéelo, Malvasía y Tinta Negra Mole. Ésta última da lugar a un vino suave, fresco y aromático que, en la actualidad, supone el 90% de la producción de Madeira. Por su parte, las uvas Sercial originan el vino seco más conocido, ideal como aperitivo por su fuerte aroma. El Verdelho es el más apreciado entre los vinos semisecos, se trata de una variedad dorada, delicada, con aroma medio, perfecta para tomar con las comidas. El Boal es semidulce, suave, aterciopelado, noble y dorado oscuro y excelente para combinar con la carne o con el postre. Pero entre las comidas y el postre, pocos pueden resistirse al Malvasía, un vino dulce, oscuro, pleno de sabor y con un intenso aroma.

Además, desde el año 2004, Madeira ha comenzado una producción de vinos blancos, que pese a su corta tradición, suponen una oferta de gran calidad.

El vino ha formado parte de la vida y la tradición madeirenses desde el establecimiento de sus primeros habitantes, contribuyendo a conformar su carácter y el espíritu constructivo que los define, el cual se puede observar en los propios viñedos. Éstos son cultivados a mano en pequeños terrenos denominados poios, situados, en la mayor parte de las ocasiones, en las laderas de las montañas. <---newpage--->

Tanto los expertos en enología, como los que se quieren iniciar en este mundo, no pueden perderse este acontecimiento único para disfrutar y participar en la Fiesta del Vino, tributo a este antiquísimo producto reconocido mundialmente. Sin lugar a dudas, una ocasión única de disfrutar de los atractivos del archipiélago madeirense, durante uno de sus festivales más reconocidos.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...