Economía 16.07.2008Imprimir

Gestha

Los Técnicos de Hacienda alertan de la prescripción de más de 8.800 millones en dinero negro no declarado por inmobiliarias en 2003

Casi la totalidad de estas operaciones fueron realizadas por constructoras y promotoras con billetes de 500 Euros

(Noticiascadadía).- El secretario general del colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), José María Mollinedo, alertó hoy de que el próximo viernes, día 25 de julio, prescribirán más de 8.800 millones de euros en impuestos procedentes de operaciones opacas efectuadas por empresas constructoras y promotoras en el año 2003, en su gran mayoría con billetes de 500 euros.

Mollinedo –que participó hoy en el Curso “Crítica y Crisis del Diseño y Gestión del Sistema Tributario y de Modelo de Gasto Público” que organiza la Universidad Complutense (UCM) en El Escorial- apuntó que la práctica totalidad de estas operaciones fraudulentas con billetes de 500 euros fueron realizadas por sociedades, principalmente del sector inmobiliario o relacionadas con la compraventa inmuebles, poniendo de manifiesto, una vez más, la estrecha relación existente entre este ramo y estos billetes de alto valor facial.

Gestha estima que el dinero negro acumulado hasta diciembre de 2003 ascendió a 23.491 millones de euros, lo que sitúa el impago del Impuesto sobre Sociedades –por el uso fraudulento de los billetes grandes- en un mínimo de 8.200 millones de euros derivados de la práctica habitual de escriturar un inmueble por debajo del valor real del mercado con el pago de la parte correspondiente en “B” en billetes de 500 euros.

Según los Técnicos de Hacienda, a esta suma hay que añadir 600 millones de euros que tienen su origen en “fraudes comunes”, entre los que destaca, por su cuantía y frecuencia, las tramas de facturas falsas de empresas auxiliares que ingresan entre cuatro y cinco millones de euros al año, así como la emisión de facturas falseadas por un valor superior al real de los trabajos realizados por empresarios individuales en el sistema de módulos.

Dentro de esta categoría de “fraudes comunes”, menos frecuente y menos gravoso, se encuentra el diferimiento en el pago de impuestos, con prácticas como la manipulación en la valoración de las existencias de inmuebles realizadas de común acuerdo entre promotor y constructor.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...