España 26.07.2008Imprimir

grupos católicos

Grupos católicos piden al Papa el fin del veto a anticonceptivos

(Noticiascadadía/Agencias).- Más de 50 grupos católicos disidentes publicaron el viernes una carta abierta inusualmente franca dirigida al Papa Benedicto XVI, diciendo que la prohibición de la Iglesia a los métodos anticonceptivos ha sido "catastrófica", y exhortándolo a levantarla.

Grupos católicos piden al Papa el fin del veto a anticonceptivos

La carta fue publicada como un anuncio pagado de media página en el Corriere della Sera, el mayor periódico de Italia, en el 40 aniversario de la controvertida encíclica "Humanae Vitae", del difunto Papa Pablo VI, que consagró la prohibición.

Mientras que las críticas al Vaticano y a sus opiniones son comunes en artículos y editoriales en los periódicos italianos, es inusual que un grupo saque un anuncio pagado contra el Papa, particularmente en un periódico de gran tirada.

La carta indicó que la política anti contracepción de la Iglesia "ha tenido un impacto catastrófico sobre los pobres y sin poder en todo el mundo, poniendo en riesgo las vidas de mujeres y dejando a millones de personas expuestas al riesgo del sida".

El texto agregó que la encíclica continúa siendo "una fuente de gran conflicto y división en la Iglesia", y ya que la mayoría de los católicos utilizan métodos anticonceptivos y no sienten que estén pecando, la política ha sido "un absoluto fracaso".

La encíclica del Papa Pablo VI, escrita en 1968 en la cumbre de la revolución sexual, fue defendida por sus sucesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Recientemente, el actual Papa la defendió por considerarla con visión de futuro y manifestó que "muy a menudo es malentendida y malinterpretada".

La carta estaba firmada por grupos como Catholics for Choice, cuya sede está en Estados Unidos, We Are Church, que tiene ramas en numerosos países, y New Ways Ministry, que ayuda a los católicos homosexuales.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo a la radio del Vaticano que muchos de los grupos que firmaron la carta son "muy insignificantes" y la consideró una "propaganda pagada a favor del uso de los métodos anticonceptivos".

"Uno se pregunta quién pagó por ella y por qué", agregó.

La carta indicó: "Está claro para nosotros que la Iglesia Católica no puede avanzar hasta que confronte honestamente la paradoja de Humanae Vitae".

"La mayoría de los católicos utilizan métodos anticonceptivos modernos, creen que es una opción moral hacerlo y se consideran verdaderos católicos. Aun así, la jerarquía católica niega completamente esta realidad, forzando al clero a mantener silencio sobre esta y la mayoría de otras cuestiones relativas a la sexualidad", concluyó.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...