Tecnología 26.11.2008Imprimir

Ordenador portátil

El ordenador portátil cumple 40 años

1968 fue el año en el que se creó el primer concepto de ordenador portátil

(Noticiascadadía/UberPC).- En 1968 pocos tenían a su alcance la posibilidad de comprar un ordenador, eran aparatos muy modernos, muy caros y enormes. ¿Quién no ha visto alguna de esas películas o documentales de los años 70 en los que los ordenadores ocupan habitaciones enteras? Un buen ejemplo sería el PDP-12 de la imagen, un producto de finales de los 60 que ocupaba más espacio que una nevera. Afortunadamente, la tecnología avanza a paso ligero, y actualmente las computadoras son mucho más económicas y manejables.

El ordenador portátil cumple 40 años

 

De todas formas, a pesar del gigantismo que sufrían los ordenadores a finales de los años 60, ya hubo un visionario que ideó un dispositivo portátil del que estos días se celebra su 40 aniversario: el Dynabook.

El Dynabook es un concepto que fue presentado en 1968, una época en la que nadie podía pensar que acabarían existiendo ordenadores de bolsillo. Se trataba de un prototipo orientado al mercado infantil propuesto por Alan Kay, un ingeniero informático conocido por ser uno de los pioneros de la programación orientada a objetos y el diseño de interfaces de usuario gráficas.

Una de las citas más conocidas de Kay es: “la mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”, y la verdad es que él se lo inventó. Desgraciadamente, el Dynabook nunca llegó a fabricarse (aunque Toshiba tiene una gama de portátiles llamada DynaBook), pero fue el primer antecedente de lo que hoy conocemos como ordenadores portátiles.

Kay describía su Dynabook como un ordenador personal interactivo, portátil y tan accesible como un libro, con texto, imágenes, animaciones y sonido. Incluso pensaba que estaría conectado a una red.

La idea de Kay surgió tras una visita al laboratorio de inteligencia artificial del MIT, en el que a finales de los años 60 se estaban haciendo algunas pruebas con softwares pensados para enseñar matemáticas a los niños. Kay llevaba tiempo trabajando en un prototipo de ordenador personal, y tras aquella visita pensó que era buena idea centrarse en un dispositivo para facilitar el aprendizaje a los niños.

Su idea era crear un aparato que pesara alrededor de un kilo, para que lo pudiera transportar un niño, y que fuese realmente pequeño y estrecho, similar a un libro. Algo bastante parecido a los portátiles actuales, ¿no? Aunque no estén pensados bajo las premisas de la educación, sino más bien como herramientas para facilitar ciertas tareas a los adultos, o incluso como centro de entretenimiento, pero desde luego no con el aprendizaje infantil como principal objetivo.

Así que, aunque el Dynabook sea una de las referencias fundamentales a la hora de hablar del desarrollo de los dispositivos portátiles, lo cierto es que hasta ahora no se ha materializado la idea de Kay.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...