España 29.01.2009Imprimir

Opinión

¿Es izquierdista la "Kefiya"?

Artículo de opinión de José Martínez Sánchez

(Noticiascadadía/Opinión*).- Siempre me ha intrigado el proceso de vulgarización de una determinada moda. La marcha suele ser iniciada por un personaje más o menos público que, en un alarde de creatividad, decide un día atravesar sus carnes con un imperdible o piercing, hacerse un tatuaje visible o escondido, hacerse un rapado en la cabeza con cresta o corona o ataviarse con una prenda sacada de los baúles de la historia o del acervo folkorista de un pueblo lejano.

¿Es izquierdista la "Kefiya"?

Inmediatamente el atuendo se afirmará como característica de esa persona o grupo, que será, en principio, criticado por su atrevimiento, hasta que surjan los imitadores. En ese momento comienza la banalización. La moda que empezó con voluntad de transgresión ha desembocado en un tópico más. Nadie se asombra hoy por ver lenguas o tetillas taladradas ni cabellos fosforescentes o de colores imposibles.

He visto este otoño-invierno a cada vez más gente joven portando en su cuello la keffiya o kuffiya, ese pañuelo palestino, que pretende ser el aporte solidario de los jóvenes de estas geografía hacia los otros jóvenes de la franja de Gaza. Y es paradójico que estos chicos occidentales, de desinhibido estilo de vida, con sus botellones, con su peripecia erótico-sentimental y su irreverencia hacia todos los valores tradicionales, se alineen con una sociedad árabe palestina profundamente conservadora. Me pregunto qué pensaría un barbado especimen de Hamás ante una chavalita minifaldera, de ombligo taladrado en una aireada barriga y tocada con la kefiya.

Resulta insólita la identificación de la izquierda y de la joven modernidad con una sociedad árabe patriarcal, de sagrados valores familiares, obsesionada con el decoro de las costumbres, devota de lo tradicional y profundamente religiosa.

Sin embargo se asocia con la derecha social y política al estado de Israel, pese a haberse generado con señas de identidad socialistas y contar en su nómina a lo más selecto de los pensadores de la izquierda, desde Marx hasta Marcuse y Adorno, pasando por la plana mayor bolchevique y desembocar en las cabezas visibles del Mayo del 68, Cohn Benditt, Ginsberg, Hoffman,...

Contrasentidos en apariencia, fuerza en los arquetipos,  terribles téminos como antisemitismo, holocausto, genocidio que mopolizan el interminable conflicto árabe-israelí, con sus fobias irracionales y sus adscripciones inquebrantables, mitos en un conflicto interminable, en el que la dura realidad se escribe cada día con sangre, que no tiene nada de mítico.

* José Martínez Sánchez - http://josilloum.obolog.com

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...