España 30.03.2009Imprimir

Opinión

'Marzo y abril del 39'

Artículo de opinión del escritor, poeta, blogger y columnista, Josep Esteve Rico Sogorb

Agoniza marzo. Estamos en los últimos días del tercer mes del año. Un comienzo de 2009 marcado por la crisis y los escándalos de corrupción entre otros muchos temas pero también señalado por las diferentes efemérides de hechos históricos que ahora recordamos.

<<div class="news-single-img">
'Marzo y abril del 39'Josep Esteve Rico Sogorb, escritor, poeta, blogger y columnista

Josep Esteve Rico Sogorb, escritor, poeta, blogger y columnista

div id="item_texto">

En estos días y concretamente este lunes 28 se cumple el 70 aniversario del final de la guerra civil española. Una contienda fraticida en la que en ambos bandos hubo grupos de descontrolados que cometieron atrocidades. Este recuerdo, en boga merced a la Ley de la Memoria Histórica, posee una cronología significativa que yo llamaría 'los últimos día de un marzo republicano' que después daría paso de súbito a otro mes, el abril franquista.

Los últimos días del marzo republicano se inician el 28 con la entrada de las tropas franquistas en Madrid tras un duro y largo asedio resistido por su población heroicamente y con evidentes penurias tales como el hambre y la escasez de alimentos.

Casi al unísono, el último gobierno de la República interino o interno aún en suelo español, se acababa de trasladar tras caer Valencia -capital temporal del Estado republicano- a una finca entre arboledas llamada 'El Poblet' entre las localidades alicantinas de Elda, Petrer y Sax. En la citada finca, conocida estratégicamente como 'Posición Yuste' se celebró la última sesión del consejo de ministros del gobierno republicano presidido por el doctor Juan Negrín inmediatamente después de conocer la caída de Madrid.

Siguiendo con la cronología de 'los últimos días del marzo republicano', paralelamente a la sesión ministerial, restos del derrotado ejército republicano se dirigieron hacia Alicante, la única ciudad aún en manos del Gobierno y en la que todavía no habían entrado las tropas franquistas. La entrada del ejército de Franco y aliados italo-germanos sería cuestión de horas, a lo sumo uno o dos días. Alicante fue la última ciudad en caer en poder de las tropas 'nacionales'.

El gobierno de Negrín vió todo perdido y decidió huir al exilio. En varios autómoviles, desde la 'Posición Yuste' la mayoría se dirigió al aeródromo de El Fondó-Manyà en la vecina ciudad de Monóvar donde tomaron varios aviones en dirección a Toulouse y Moscú.

Mientras, en estos últimos días 28, 29, 30, 31 de marzo de 1939, hace 70 años, en el muelle del puerto de Alicante se agolparon miles de personas huyendo del ejército franquista que se acercaba desde Albacete. Entre ellos, soldados, milicianos, dirigentes políticos y sindicales, artistas, intelectuales, mujeres, niños, ancianos...la mayoría sin faltas ni delitos en su haber. Tan solo, sus ideas y pertenencias a sindicatos y partidos afines al gobierno republicano.

El barco mercante 'Stan Brook', gracias a la desinteresada humanidad de su capitan, el marino galés Dickinson, subió a bordo a los miles de republicanos que en el muelle esperaban huir al exranjero, trasladándolos a Orán, logrando salvarse.

Las tropas italianas de la división 'Littorio' mandadas por el general Gambara entraron por fin a Alicante casi triunfalmente por la escasa resistencia que hallaron en las calles. Solo en el puerto un grupo de milicianos contraatacó pero fueron eliminados.

Más sobre...

A partir de este momento, la situación dió un giro de 360 grados. Los exiliados ya estaban en alta mar a bordo del 'Stan Brook' a salvo. Las tropas italianas iban ocupando el puerto, donde hicieron una concentración con desfile y fueron procesionando brazo en alto por las calles de la ciudad. <---newpage--->

Agonizó marzo del 39. La población superviviente se acostó aún republicana el 31 para amanecer franquista al dia siguiente, el 1 de abril, día oficial del final de la contienda civil, cuando Franco emitió su parte de guerra: 'Desarmado y cautivo el ejército rojo, la guerra ha terminado...'

Consecuencia de ello fueron los cambios de signo político de ayuntamientos instaurando gestoras provisionales presididas por gente afin al alzamiento y bando 'nacional' o franquista y la puesta en libertad de los presos de derecha católica que también los hubo y que también sufrieron a manos de exaltados que operaron dentro de la legalidad republicana. Muchos de estos represaliados tampoco tenian delitos y solo sufrieron por sus ideas, riqueza, o por ir a misa, principalmente

Recordemos a todos los que sufrieron aquellos últimos días de marzo republicano. A los buenos y honrados republicanos, que los hubo entre todos ellos. a los buenos y honrados no republicanos, que los hubo. Por ellos, por todos, recordemos la lección de la memoria histórica para que jamás se repita, para que nadie sufra por sus ideas, para que nunca se sucedan ni 'ultimos días de marzo' ni el '1 de abril'. Y como dijo Azaña, 'Paz, Piedad, Perdón'. Sin rencor. In memoriam.

por Josep Esteve Rico Sogorb

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...