Jaén 07.04.2009Imprimir

Jaén de Martes Santo

Lágrimas y tuna para la Virgen de los Clavitos de Jaén

El martes santo de Jaén realizaron su estación de penitencia las dos hermandades que salieron desde el barrio de La Merced y de la nueva iglesia de El Salvador

El barrio de La Merced esperó entusiasmado la salida del Santísimo Cristo de las Misericordias y Nuestra Señora de las Lágrimas, en uno de los pasos procesionales más esperados en Jaén, sobre todo, en su salida de la iglesia de La Merced, donde le canta la Tuna Universitaria a la “Virgen de los Clavitos”, nombre que recibe por los tres clavos que porta en la mano izquierda. 

Lágrimas y tuna para la Virgen de los Clavitos de JaénCristo del Bambú

Cristo del Bambú

Lágrimas y tuna para la Virgen de los Clavitos de JaénVirgen de los Clavitos
Lágrimas y tuna para la Virgen de los Clavitos de JaénMantillas
Lágrimas y tuna para la Virgen de los Clavitos de JaénCristo despojado

El “Cristo del Bambú”, como se le conoce, porque antiguamente la cruz llevaba adherida varias cañas de bambú, es una talla anónima del siglo XVI, la más antigua de la Semana de Pasión jiennense. 

Nuestra Señora de las Lágrimas está realizada en 1938 en madera de pino para la hermandad de Nuestro Padres Jesús del Calvario en Córdoba. Nueve años más tarde fue adquirida por la cofradía de Jaén. 

Esta cofradía desfila con 225 personas, entre nazarenos y mantillas, que portaban el lazo blanco contra el aborto. 

Si a las cinco de la tarde salía esa procesión de La Merced, diez minutos más tarde lo hacía Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima de la Amargura, de la iglesia de El Salvador, perteneciente a la hermandad más joven de la capital, que este año incorpora las tallas de San Juan Evangelista y un sanedrita, que se incorpora al misterio de Jesús Despojado. 

María Santísima de la Amargura es una obra anónima, atribuida a José de Mora (1642-1724), mientras que el otro paso cuenta con imágenes recientes. 

Entorno a las ocho de la tarde, cuando ambas hermandades se encontraban cerca de la carrera oficial, comenzó a relampaguear y en diez minutos cayó una gran cantidad de agua y granizos, que hizo pensar en años anteriores cuando la lluvia impidió la salida de los distintos pasos, pero en poco tiempo, de nuevo lució el sol, y pudieron continuar el recorrido oficial. 

Hoy le corresponde al Cristo de la Clemencia, Nuestro Padre Jesús de la Caída y Nuestra Señora del Mayor Dolor, que lo harán desde la iglesia de la Magdalena, a partir de las cinco de la tarde. Las saetas acompañan a las imágenes a lo largo de todo el recorrido. 

La sobriedad y el recogimiento se muestra en el Santísimo Cristo de la Humildad y Silencio, talla anónima del siglo XVII, que solo aparece iluminada por cuatro hachones. Poco antes de iniciar su estación de penitencia, el cofrade más antiguo reza una oración, y a continuación se hacen las renuncias y protestación de fe, y el cuerpo de la cofradía realiza el voto de silencio durante la procesión. Saldrá de la iglesia de Cristo Rey a las ocho y media de la tarde.

por Jaén

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...