España 24.08.2009Imprimir

Informe

A más nivel educativo, menos desempleo

7 de cada 10 personas que perdieron su empleo en los últimos doce meses tienen, como máximo, un nivel de formación de educación secundaria incompleta

Adecco presenta junto con el IESE-IRCO, un informe elaborado sobre el impacto de la actual crisis en los colectivos de trabajadores según su formación y nacionalidad.

A más nivel educativo, menos desempleo

El análisis realizado en base a los últimos datos de la EPA del segundo trimestre de 2009, estudia en qué medida afectan al empleo el contar con un mayor nivel de formación o el hecho de ser inmigrante.

Los datos pueden llevar a numerosas conclusiones, pero entre otras, son interesantes dos interpretaciones: una es que cuanto más elevado es el nivel educativo, menor ha sido proporcionalmente la pérdida de empleo. De modo que la crisis, en última instancia, está solucionando de manera brutal el gran problema desatendido durante años de una productividad laboral declinante. En cambio, en el caso de los inmigrantes, la mayor pérdida de empleo se ha producido en los niveles educativos superiores, ya que este colectivo, típicamente móvil, ha decidido voluntariamente trasladarse al país que ofrezca en cada momento las condiciones más atractivas.

En este sentido, estos datos muestran un costo de la crisis que normalmente no se tiene en cuenta, que es la fuga de capital humano que España había sido capaz de atraer.

El paro entre los menos formados es del 25,9% y del 9,4% entre universitarios

La tasa de desempleo también tiene un comportamiento marcadamente diferente tanto en su valor como en la evolución de según sea el nivel educativo máximo alcanzado. La tasa de desempleo para el total de España ha sido del 17,9% en junio, habiéndose incrementado 7,5 puntos porcentuales en la comparación interanual. Quienes tienen una formación secundaria incompleta o menos, sufren una tasa de desempleo mayor. Quienes alcanzaron una educación más alta, por el contrario, presentan una menor proporción de parados.

Los casos extremos son los de aquellos con hasta educación primaria, con una tasa de paro del 25,9%, y el grupo de personas con educación universitaria, con un 9,4% de desempleo. Otra forma de comparar estos datos es que, mientras 1 de cada 4 personas económicamente activas con educación primaria o inferior está desocupada, esa es la situación de menos de 1 de cada 10 activos con formación universitaria.

No sólo la proporción de desempleados es mayor entre quienes cuentan con una menor formación, sino que el incremento también es de una magnitud más importante. En efecto, la tasa de paro de las personas con hasta educación primaria tuvo un incremento interanual de 10 puntos porcentuales, al mismo tiempo que la correspondiente a personas con formación universitaria aumentó 3,7 puntos.

La desproporción en la tasa de desempleo según el nivel educativo se ha agudizado en los últimos años, lo que tenderá a hacer más regresiva la distribución del ingreso. Por ejemplo, en el segundo trimestre de 2006, la tasa de desocupación del grupo con menor formación era 1,7 veces mayor que la de quienes contaban con educación universitaria (10,4% frente a 6%, respectivamente). Tanto ahora como también un año atrás, según los datos antes señalados, esa proporción es de 2,7 veces. b) Datos por nacionalidad La proporción de españoles sin empleo es del 15,9% y la de extranjeros del 27,8%.

Si se desagregan esos datos según el nivel educativo, hay tres rasgos que destacan:

1) en todos los niveles educativos, los ciudadanos españoles tienen una menor tasa de desocupación que los residentes que proceden del exterior.

2) cuanto mayor es el nivel educativo, peor es la situación relativa de los inmigrantes respecto de los españoles. <---newpage--->

3) entre los españoles hay una disparidad mayor entre las tasa de desempleos correspondientes a los diferentes niveles educativos. Para el contingente de ocupados con educación primaria o inferior, los inmigrantes exhiben una tasa de desempleo de 32,1% frente a 23,7% de los españoles.

A medida que aumenta el nivel de formación, la disparidad se hace mayor, llegando al caso extremo de que, para quienes cuentan con educación universitaria, la tasa de desempleo de extranjeros es 2,5 veces la de los españoles (20,3% y 8,1%, respectivamente). Que 1 de cada 5 extranjeros con educación universitaria esté sin empleo es un dato muy negativo, pues anticipa que la fuga de capital humano mencionada continuará en los próximos trimestres.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...