Gente 15.06.2010Imprimir

Opinión

Los regalos del corazón

Este artículo nace con la intención de animar a todo el mundo a encontrar "ratitos de tranquilidad" cada uno a su manera, sugiriendo sumergirse en la magia de las terapias naturales, como herramientas para recoger los regalos del corazón

Dicen las mujeres sabias, curanderas, chamanas, parteras y sanadoras, guardianas de las enseñanzas de sus tribus, que pararse a no hacer nada más que escuchar los mensajes del corazón es un viaje interior hacia nosotros mismos que alivia, reconforta y muestra el camino a seguir.

Los regalos del corazón

Obligada por la inestabilidad política y económica, la sociedad occidental está despertando paulatinamente a una nueva forma de vida, donde la auto-escucha se ha convertido en una necesidad del alma. La mayoría de las personas están cansadas de vivir atrapadas en un sistema que esclaviza en medio de una aparente libertad. A pesar de vivir en países desarrollados, un alto porcentaje de las personas se sienten forzadas a someterse a trabajos y planes de vida que no tienen nada que ver con sus verdaderas aspiraciones. El inalcanzable precio de las viviendas y los irrisorios sueldos de la media de los españoles hacen que “las personas vivan para trabajar, en lugar de trabajar para vivir”, lo que a la larga, tiene un coste emocional que repercute en la salud.

En medio del stress diario, activado en las grandes ciudades, las personas tienen el reto de encontrar ratitos de bienestar que les hagan sentir plenas y satisfechas de si mismas, motivadas ante el reto de cada día, en lugar de resignadas a “cumplir” con sus responsabilidades de persona adulta, que muchas veces carecen absolutamente de significado o de color.

Las terapias naturales como la técnica de relajación de origen japonés, Reiki, la Cristaloterapia, la Musicoterapia o las Esencias Florales tienen la particularidad de ofrecer a las personas la posibilidad de conectar consigo mismas. Son vías de auto-escucha de cara a alcanzar una armonía interior a través de diferentes herramientas que provee la naturaleza. Los cuarzos se gestan durante millones de años en las entrañas de la tierra para regalar al mundo sus propiedades de transmisión que favorecen el equilibrio en el ser humano, al igual que consiguen las esencias florales en su entrega generosa tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Por su parte, la voz y el sonido consiguen emocionar al ser humano llegando a los recovecos de su alma con la altísima vibración que pueden alcanzar instrumentos como los cuencos de cristal de cuarzo, lo que desbloquea centros energéticos denominados chakras en el sistema védico, indio. El sonido del tambor chamánico nos conecta directamente con la primera experiencia musical dentro del vientre de la madre, el latido del corazón, lo que logra estremecer más allá de lo que el lenguaje es capaz de expresar y donde la música se manifiesta como una maravillosa vía de comunicación, energía pura en cualquiera de sus fuentes de origen que la técnica de relajación Reiki expresa a través de la imposición de manos en el cuerpo.

El deporte, los paseos por la naturaleza, los viajes, las buenas siestas son otras maneras de alcanzar el mismo destino: ratitos de encuentro con nosotros mismos… donde ni la tele, ni el móvil, ni el ordenador, ni nuestros jefes o empleados, familiares o vecinos puedan interrumpirnos ese momento de descanso y de auto-abastecimiento de nuestra energía vital. “Ponernos las pilas” debería ir más allá de auto-exigirnos ser competitivos, como técnica de supervivencia… Podríamos darle la vuelta a este concepto para auto-regenerarnos, para auto-recargar nuestra capacidad de sentirnos vitales y satisfechos. Nosotros tenemos la llave de hacerlo realidad. ¡Si las circunstancias laborales y sociales no mejoran, al menos, que nosotros contemos con el apoyo de nosotros mismos! Este cambio de actitud sería el principio para construir una sociedad mejor para todos. <---newpage--->

Apagar la tele y el ordenador para hablar con nosotros trae consigo la recompensa de conocer los misterios del corazón. Muchas veces tenemos miedo de enfrentarnos a sentimientos que nos negamos a reconocer por diferentes motivos, como protegernos del dolor que queremos “distraer o esconder”, pero la sorpresa, es que, si vencemos nuestros recelos y resistencias, al mirar a nuestra vida de frente, ésta nos regala el mejor de los bálsamos, el que más reconforta y eleva la auto-estima: el amor infinito de nuestro propio corazón, algo que buscamos en los demás y que nos espera como regalo de bienvenida al viajar hacia dentro. ¡El modo de transporte es una elección personal!

MARIA CICUÉNDEZ

www.mariacicuendez.webs.com

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...