###PREV_LINK### ###NEXT_LINK###

España 27.09.2010Imprimir

Derecho fundamental

La libertad de expresión en la prensa española: un debate actual y polémico

Artículo de opinión de Johari Gautier Carmona

En una época en el que se exige transparencia e información, la libertad de expresión es fundamental. Más todavía en un estado democrático como España. Pero, ¿realmente existe una libertad de expresión en este país? Estas ideas han sido sublevadas en un debate organizado por la revista anglófona Metropolitan-Barcelona con invitados de diversos medios. Entre ellos, destacamos a los españoles Silvia Heras (TV3) y Xavier Mas de Xaxàs (La Vanguardia) pero también otros corresponsales de periódicos internacionales como Stephen Burgen (The Guardian) o Justin Webster (colaborador de The Independent).

 

Interferencias políticas y dependencia económica

Xavier Mas de Xaxás compara su experiencia en Cataluña de más de 20 años con la que tuvo en Washington DC (de 6 años) y considera que el contraste es abrumador. “En Washington, podía llamar la Casa Blanca y preguntar por informes o datos y estaba seguro que en el mismo día recibía una respuesta del personal. Sin embargo, trabajando aquí, en La Vanguardia, llamaba al ayuntamiento durante una semana sin tener una sola contestación”. Con una sorprendente claridad, el reportero nos explica que la administración encubre toda la información en la medida de lo posible. “Por eso, es un trabajo enorme el que tienen que hacer los periodistas cada día en esta ciudad”.

La relación entre los periódicos y las organizaciones políticas o empresas privadas es muy difícil. Pero, ¿por qué? Xavier Mas de Xaxás formula esta pregunta con algo de ironía antes de aludir a la abundante competencia entre los periódicos de Cataluña que, según él, no deja de ser un mercado muy pequeño. Los periódicos dependen mucho de los organismos públicos y de las inevitables subvenciones para sobrevivir. Reciben dinero para reducir los gastos en papel, para editar en catalán y otras promociones públicas. Todo esto genera una relación especial entre el gerente del periódico y los representantes de la administración pública. El dueño sabe que depende de ella y no tomará la vía del enfrentamiento para no amenazar sus ingresos. Llámese matrimonio de conveniencia o relación interesada. “La situación está peor que hace veinticinco años porque, cuando murió Franco, tuvimos un increíble periodo con mucha libertad de prensa. Las instituciones políticas eran más débiles en aquel entonces y, por lo tanto, había espacio para informar y la gente podía cubrir eventos con más independencia”. Según el periodista catalán, este periodo de esplendor del periodismo español se comprobó en los 4 años que siguieron la muerte de Franco pero, luego, en torno al año 1981-82, todo esto se desmoronó. “Desde entonces, no ha habido ningún empresario con suficiente dinero para enfrentarse a las fuerzas públicas y explicar lo que ocurre sin interferencias”, comenta Xavier Mas.

Pese a su pesimismo, el periodista considera que hay un espacio para la libertad en Cataluña pero es lejano de los objetivos políticos de cada periódico. “No puedes tocar al Barça o Convergencia y Unió si trabajas para La Vanguardia y en el Periódico, no se puede decir nada en contra del Ayuntamiento”.

 

 

 

El sector público y la audiencia 

En el departamento internacional en el que trabaja, Silvia Heras no ha conocido grandes limitaciones. La periodista de TV3 nos explica que no tiene ningún problema con lo que puede decir o no. “Siempre podemos elegir nuestras historias y hacerlo del modo que queremos hacerlo. Cuando hablamos de otros países y dices cosas que no tienen que ver con los poderes establecidos, no tienes problemas”. No obstante, Silvia reconoce que muchos de sus compañeros que fueron a Kuwait para cubrir la ocupación de Irak le contaron sus dificultades para difundir sus noticias. Aparentemente, no gustaban al gobierno de Madrid en funciones.

por Johari Gautier Carmona

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...