España 15.11.2010Imprimir

Fútbol

El Madrid gana la batalla del Molinón

Carlos CRuz, desde Leeds (UK)

El Real Madrid se impuso por la mínima al Sporting de Gijón en un partido marcado por el juego duro.

El Madrid gana la batalla del Molinón

El Sporting de Gijón quiso llevar el partido a su terreno, el del fútbol duro, para así anular la calidad de los jugadores del Real Madrid. Durante gran parte del partido lo consiguió y por ello el resultado se mantuvo empate a cero hasta que Gonzalo Higuaín marcó el único gol del partido en el minuto 82. Los de Mourinho recuperan así el liderato que les había robado el FC Barcelona la noche antes con la victoria sobre el Villareal, dejando la liga al rojo vivo a falta de dos jornadas para el Clásico.

Con Mourinho desde la torre y Preciado, algo más campechano, desde el campo de batalla, el partido entre el Sporting de Gijón y el Real Madrid fue un duelo entre un equipo al que le gusta crear juego y a otro al que le gusta destruirlo (de la manera que sea). Todo lo anticipado se cumplió sobre el verde. El Sporting salió enchufado tratando de frenar al conjunto blanco empleándose al límite del reglamento, mientras que los de la capital trataron de pasar de ese método y buscar, como lo llevan haciendo toda la temporada, la meta rival y los goles. El fútbol del Real Madrid duró 20 minutos, en los que sí creo alguna que otra ocasión, pero a partir de ahí el Sporting le envenenó con su juego y la primera parte acabó siendo un recital de patadas y enfrentamientos digno de un partido de tercera división.

Tras la pausa, el conjunto blanco trató de dejar a un lado la presión que ejercía el Molinón, muy bien llevaba por el colegiado Turienzo Álvarez, juez en un duelo imposible para cualquier árbitro. Por fortuna para los espectadores, el segundo acto tuvo algo más de fútbol, con ocasiones para ambos bandos aunque era el Real Madrid el que, tras la salida de Benzina al terreno de juego, creaba más peligro sobre la meta de un gran Juan Pablo. Posiblemente los porteros fueron decisivos. Juan Pablo evitó que la apuesta del Real Madrid se concretase mucho antes y Casillas, cuando ya Higuaín había marcado el gol que dio la victoria al conjunto blanco, volvió a ejercer de salvador sacándole un balón imposible a David Barral.

Al final, victoria del conjunto de Mourinho que sale ileso de su visita a un territorio donde ha quedado claro que no es bienvenido. Además de los tres puntos y ser el único equipo de primera que se mantienen invicto este curso, el Real Madrid recupera el liderato, teniendo que jugar contra el Athletic de Bilbao en casa y viajando al Camp Nou en las próximas dos jornadas. Sin ninguna duda, otras dos batallas que no se le presentan fácil al líder del campeonato español.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...