España 03.10.2006Imprimir

Primeras palabras de Alfred Rocafort, al ingresar en la Real Academia de Doctores

Isidre Fainé responde con su apoyo las tesis del que fue tutor universitario del Duque de Palma, Iñaki Urdangarín.

La deslocalización actual marca el fin de la era industrializadora y abre perspectivas positivas para apostar en España por procesos formativos que marquen un brillante futuro a las empresas de servicios y a las de investigación e innovación, dentro de un nuevo marco fiscal y legal de carácter internacional; esta es la visión profunda que el catedrático Alfred Rocafort ha defendido ante los miembros de la Real Academia de Doctores en el acto de ingreso celebrado esta tarde en Barcelona.

“El grave peligro de deslocalización que padece España�?, ha dicho Rocafort, genera una importante oportunidad para invertir en innovación�?, quien subraya en su análisis detallado uno de “los problemas más acuciantes y menos valorado en España�?, donde el 70 por ciento de la población cree que el fenómeno de la deslocalización no afectará a la economía española. Opinión que contradice la de los expertos internacionales que señalan a España con un alto riesgo de crisis por deslocalización.

Para Rocafort, la deslocalización tiene aspectos muy negativos, ya que a veces se produce por intereses especulativos y bajo criterios de falta de respeto medioambiental, e incluso por atractivos fiscales. Contra esta tendencia, Rocafort aboga por una fiscalidad homogeneizada tanto a nivel regional como internacional.

Rocafort es secretario de la Real Academia de Ciencias Económicas y Empresariales. Es doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y licenciado en Derecho. En el ámbito de la gestión universitaria ha desempeñado los cargos de secretario, vicedirector y director de la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de la Universitat de Barcelona. Tuteló al Duque de Palma, Iñaki Urdangarín durante sus estudios de empresariales en este centro.

Entre las distinciones recibidas destaca el Premio Pedro Prat Gaballí, la Medalla de Plata de la Escuela de Administración de Empresas de Barcelona y la Placa Honorífica otorgada por la Asociación Española de Profesores Universitarios de Contabilidad.

Para Rocafort “es preciso realizar una apuesta estratégica, definir los puntos fuertes de la economía y trabajar en dos sentidos fundamentales: innovación y empleabilidad del capital humano�?, lo que supone “una formación continua a todos los niveles�?, enfrentada a la “falta de interés entre los jóvenes por la formación científica�?. A estos criterios debe añadirse “una indispensable política industrial conjunta de toda la Unión Europea�?. Rocafort aboga que el porcentaje de personas mayores de 22 años que deben haber terminado la secundaria en el 2010 debe de ser al menos el 85 por ciento y que la media en formación continua deberá situarse al menos, en el 2010, en el 12’5 por ciento.

Respecto a la política fiscal conjunta, advierte de su necesidad como contrapunto las diferencias de los tipos impositivos (que alcanzan hasta los 26 puntos en la propia UE), a los movimientos de empresas en busca de beneficios fiscales e incluso a “deslocalizaciones inversas�? que están “destinadas a deteriorar las condiciones de empleo sin desplazamiento de la actividad de la empresa�?. También aboga por “investigar en qué medida los paraísos fiscales y la circulación ilegal de dinero están contribuyendo a la deslocalización�?.

Rocafort señala, en sus conclusiones, que “los actores sociales están reclamando ya tres tipos de impuestos internacionales: un impuesto sobre el conjunto de transacciones financieras internacionales, un impuesto sobre el beneficio de las multinacionales y un impuesto ecológico sobre empresas y usuarios�?.

El mensaje final de Rocafort es: “la deslocalización puede ser fuente de riqueza y de bienestar, dentro de una legislación social internacional, comunitaria y nacional�?.

Isidre Fainé, director general de La Caixa, ha dado respuesta al discurso de Rocafort, remarcando la tesis del nuevo académico sobre que “no se puede volver a la era del proteccionismo industrial�? y que “son necesarias unas mínimas reglas de juego, tuteladas desde las altas instancias internacionales; entre estas normas debe estar evitar el “dumping�? y no sólo el comercial, sino también el ecológico y el social. Si la deslocalización es incontrolada, guiada por el afán especulativo, no hará sino profundizar la sima que separa a países ricos de los países pobres�?. <---newpage--->

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...