Economía 28.03.2011Imprimir

Alternativa

Petróleo artificial, alternativa a la energía nuclear

A muy grandes rasgos, el desarrollo en investigación e ingeniería creado por BFS acelera el proceso de generación natural del petróleo pasando de varios millones de años a solo días

La crisis nuclear abierta en Japón tras el terremoto y posterior tsunami que ha provocado las explosiones en varios reactores de la central de Fukoshima, ha puesto sobre la mesa de debate internacional la seguridad, viabilidad y conveniencia de la energía nuclear, pero ese debate se establece en un marco en el que no parece existir alternativa a esa energía que equivocadamente algunos califican como limpia. En la actualidad, ya está en proceso la construcción de un campo biopetrolífero que generará un crudo de cualidades sobresalientes para ser quemado en la caldera de una central eléctrica.

Petróleo artificial, alternativa a la energía nuclear

Las emisiones que produzca volverán a ser capturadas para alimentar nuevamente a los bioreactores, generando así el primer ciclo combinado que garantizará un 0 emisiones, manteniendo los mismos parámetros de energía necesaria por la población a la que atiende esta eléctrica, pero neutralizando CO2 por cada MW producido.

Los cálculos realizados por Bio Fuel Systems,- contrastados en la planta Blue Pteroleum One-, demuestran que para reemplazar una central nuclear de 1000 MW de potencia, se necesitaría un campo biopetrolífero de 55 kilómetros cuadrados. Es decir, toda la potencia nuclear instalada en España, 7.800 MW puede producirse sin uranio y sus riesgos, y con la suma de diversos campos que en su conjunto sumasen una superficie de unos 430 Km2. Pero hay más, porque el petróleo artificial se produce con C02 como materia prima, lo que supondría que la sustitución de la energía nuclear en España por otra reductora de CO2, llevaría a la eliminación de 65.000.000 toneladas al año de emisiones. La competencia de las plantas térmicas tradicionales frente a las nucleares radica en las emisiones, ya que para producir los 1000 MW de potencia de la nuclear se suele utilizar la excusa de no emitir el equivalente en CO2 producido por plantas convencionales.

Bio Fuel System produce petróleo artificial con un avanzando sistema de conversión, un modelo patentado en el que bioreactores industriales, alimentados con C02, generan un hábitat en el que células específicas lo absorben en un proceso natural de fotosíntesis para obtener una biomasa desde la que se procesa el nuevo petróleo reductor de emisiones nocivas.
La misión de la compañía pionera en petróleo artificial es la sustitución progresiva del petróleo fósil que se consume en el mundo, cuyo uso indiscriminado conlleva las emanaciones que hoy provocan el efecto invernadero inexorablemente unidas a los desastres naturales que genera el cambio climático. Hablar de sustitución del petróleo no sólo implica su utilización por parte de vehículos, aviones o barcos, sino el consumo industrial que se hace del mismo.

Los actuales cálculos de rendimiento industrial, demuestran que por cada barril de biopetróleo producido se utilizan 2.168 kg de CO2, de los que 938 kg quedan neutralizados y, por tanto, jamás volverán a la atmósfera. De esta manera, a día de hoy se puede afirmar y demostrar que reducir la dependencia energética de Europa es una posibilidad tangible, al mismo tiempo que se combate el cambio climático.

UNA PLANTA PILOTO EN EL SUR DE ESPAÑA

Bio Fuel System, empresa internacional que ha patentado el sistema de conversión de energía para la obtención de biocombustibles, ha puesto en funcionamiento simultáneo los seis primeros reactores en los que se lleva a cabo el proceso acelerado de la formación del petróleo. Con este inicio de actividad se cumple un hito histórico en el campo de la búsqueda de combustibles que sustituyan al petróleo fósil, ya que la Blue Petroleum ONE, ubicada en Alicante, es el primer modelo de planta industrial del mundo que obtiene biopetróleo en continuo con las mismas características que el petróleo fósil.
<---newpage--->

A muy grandes rasgos, el desarrollo en investigación e ingeniería creado por BFS acelera el proceso de generación natural del petróleo pasando de varios millones de años a solo días. Al igual que el petróleo fósil lo utilizó hace millones de años, el biopetróleo de BFS precisa de una enorme cantidad de CO2 para su formación, que en este caso es capturado directamente de la chimenea de industrias contaminantes y ya no irá a parar a la atmósfera. Así, para cada barril de Blue Petroleum BFS se utilizan 2.168 kilos del temido CO2 antrófico que genera el efecto invernadero en el planeta, cantidad de la que 938 kilos quedarán neutralizados pese a que el combustible sea refinado como gasolina que posteriormente utilice un motor.

La planta Blue Petroleum ONE ha sido creada como modelo para grandes campos biopetrolíferos que serán auténticos eliminadores de C02 industrial. Por cada hectárea de bioreactores instalada, se obtiene una producción diaria de cinco barriles de 159 litros, unos 42 galones USA, que es el estándar marcado por el barril Brent. Junto al biopetróleo, BFS ha desarrollado otra línea de derivados de alto valor que aseguran una alta rentabilidad de los futuros campos biopetrolíferos.

El adelanto tecnológico que BFS pone en el mercado de la energía lleva a la conclusión directa de que no vale la pena tomar un riesgo tan alto con la energía nuclear para sólo un 15% de la energía eléctrica mundial, cuando hay soluciones alternativas, ecológicamente sostenibles y regeneradoras del planeta.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...