Transporte y logística 08.05.2011Imprimir

Coche eléctrico

El alto precio del coche eléctrico disuade al 68% de las empresas

Estas cifras ponen de manifiesto cómo, hasta la fecha, los bajos costes energéticos por kilómetro de estos coches, ahora que el precio del carburante marca máximos históricos, no resultan lo suficientemente estimulantes

El elevado precio del vehículo eléctrico disuade a las pequeñas y medianas empresas españolas (68%) de incorporarlo a sus flotas, por lo que el programa de incentivos a la compra aprobado hoy puede contribuir a cambiar esta percepción aunque difícilmente estimulará la demanda hasta alcanzar los objetivos de matriculaciones previstos, según datos de Arval, compañía especializada en renting perteneciente al grupo BNP Paribas.

El alto precio del coche eléctrico disuade al 68% de las empresas

En su opinión, es necesario salvar todavía varios obstáculos para alcanzar las 250.000 unidades previstas por el Ejecutivo para el horizonte 2014, de las cuales, según sus estimaciones, el 95% corresponderá a flotas y el 5% restante a particulares.

El plan -que contempla una subvención de hasta 6.000 euros por vehículo, lo que supone un presupuesto total de 72 millones de euros- está orientado tanto a particulares como a flotas privadas, de manera que puede ayudar a que el sector empresarial comience a apostar por los eléctricos como una alternativa realista de movilidad frente a los vehículos de bajo consumo por los que están optando en los últimos años.

Los últimos datos del sector muestran que durante el pasado ejercicio sólo circulaban por las vías españolas 400 unidades de vehículos eléctricos, cuando las previsiones del Ministerio de Industria apuntaban a un total de 2.000 matriculaciones al cierre de 2010.

Estas cifras ponen de manifiesto cómo, hasta la fecha, los bajos costes energéticos por kilómetro de estos coches, ahora que el precio del carburante marca máximos históricos, no resultan lo suficientemente estimulantes como para que las empresas apuesten decididamente por los vehículos eléctricos, por lo que es necesario salvar una serie de obstáculos.

Los cinco principales obstáculos

Así, para más de seis de cada diez grandes corporaciones, la principal barrera para el despegue del coche eléctrico es la limitada autonomía de la batería que ronda una media de 150 kilómetros. La escasez de puntos de recarga (64%) y el coste de adquisición (59%) –sensiblemente más caro que un vehículo convencional- son también algunos de los principales impedimentos.

Más sobre...

En el caso de las pymes, más golpeadas por la crisis en sus cuentas de resultados, el precio es el principal obstáculo (68%) para sumarse a esta moda eléctrica, seguida de la baja autonomía (63%) y la falta de infraestructuras para su recarga (58%).

Tras estas barreras, la escasa oferta de modelos adecuados para su actividad y la incertidumbre que plantea la capacitación de los talleres para reparar la tecnología eléctrica constituyen tanto para pymes como grandes empresas los principales inconvenientes.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...