Internacional 12.07.2011Imprimir

Noruega

En busca del Sol de Medianoche

En Svalbard (Noruega), la región habitada más septentrional de Europa, no hay ocaso desde el 19 de abril hasta el 23 de agosto

El verano, que empezó oficialmente con el solsticio del 21 de junio, es una época especialmente atractiva para disfrutar de un fenómeno casi mágico: el ‘Sol de Medianoche’. En los meses de verano, el sol es visible las 24 horas del día al norte del círculo polar ártico, dando lugar a paisajes que rozan el espejismo. Esta experiencia se aprecia más tiempo y mejor cuanto más al norte nos situamos, llegando a observarse durante seis meses seguidos (186 días) en el polo geográfico. En Svalbard (Noruega), la región habitada más septentrional de Europa, no hay ocaso desde el 19 de abril hasta el 23 de agosto.

En busca del Sol de Medianoche

 

Aunque las nieves no llegan a desaparecer, la naturaleza resucita y muestra una belleza y un esplendor dignos de ser recogidos por los mejores artistas gráficos del mundo, con escenas imposibles que trastocan el ritmo vital e imprimen a las personas más actividad, júbilo y felicidad que nunca… y con el calor justo. Son tres meses de especial bullicio y alegría en cientos de lugares de Noruega, Islandia, Suecia, Finlandia o Rusia. El contrapunto justo a inviernos de enorme crudeza, cuando el sol casi no se deja ver y la temperatura ronda los 40 grados bajo cero.  

 

Más al sur, las ‘Noches Blancas’ se han convertido en fenómeno de atracción turística para millones de personas. El sol se encuentra hasta 6 grados bajo el horizonte, pero su resplandor permite realizar todas las actividades de día (leer, pasear, trabajar, conducir…) sin luz artificial. Claro, siempre que el cielo esté despejado. Tal es el ritmo de actividad y alegría que en algunas regiones de Rusia se celebran festivales y eventos culturales ininterrumpidos durante varias semanas, hasta finales de julio.

Más sobre...

 

Desde 54 euros por habitación doble y noche, Rumbo propone disfrutar este año de los paisajes nórdicos y aprovechar para practicar actividades que en otras fechas son completamente imposibles: pescar de noche, hacer senderismo, disfrutar de un crucero, jugar al golf, salir de safari o explorar la conocida ‘isla de los pájaros’, al norte de Noruega.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...