Economía 29.08.2011Imprimir

Opinión

La franquicia se reinventa ante la crisis

Por Xavier Vallhonrat, Presidente de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF)

En un contexto empresarial marcado por la crisis económica que sufrimos desde hace más de tres años, el sistema de franquicia no es ajeno a esta difícil coyuntura, ni mucho menos. Si bien es cierto que se han producido cierres de establecimientos franquiciados e incluso de algunas centrales franquiciadoras, también hay que hacer constar que existen otras empresas que están decidiendo apostar por la franquicia como fórmula de expansión, con lo cual se está produciendo un equilibrio entre altas y bajas que permite que los números actuales que se manejan en el sistema den razones para un moderado optimismo: según el último informe elaborado por la AEF, en España −a principios de 2011−, operaban 934 cadenas, que facturaron un total de 24.651,4 millones de euros (tan solo un 0,2% menos que en 2009) y que dan empleo a 231.603 personas (1,5% menos que en 2009).

La franquicia se reinventa ante la crisis

Son datos que demuestran que la franquicia está resistiendo dignamente la crisis, y las razones para que esto sea así son varias: en primer lugar, la mayoría de las enseñas se han reinventado frente a esta realidad, con medidas como la reducción de cánones y royalties a sus franquiciados; la diversificación en nuevas líneas de negocio; una apuesta decidida por nuevos canales de venta y novedosas fórmulas de promoción, por ejemplo en las redes sociales; el crecimiento a través de multifranquiciados... En segundo lugar, en estos momentos de crisis es cuando más emprendedores, inversores y personas que buscan autoemplearse se acercan al mundo de la franquicia, porque les otorga ventajas que no tendrían si pusiesen en marcha un negocio por cuenta propia. Una central franquiciadora ofrece un saber hacer contrastado y probado, una formación inicial y continua, planes de marketing y de publicidad, economías de escala, sinergias... En definitiva, no se lanzan solos al mundo empresarial, sino de la mano de otro empresario que les va a ayudar en todo momento.

Además de todos estos argumentos, no hay que olvidar que el modelo de franquicia está diseñado para crecer, y no solo en el país de origen, sino en el plano internacional. Las limitaciones que existen hoy en día en España para hacer negocios, muchas marcas las compensan implantándose en países extranjeros. De hecho, en estos momentos −y según otro reciente informe elaborado por la AEF− hay 242 enseñas españolas operando en el exterior, con un total de 11.178 establecimientos abiertos en 112 mercados. Y la tendencia indica que estos números seguirán incrementándose en los próximos años, como una estrategia natural en un mundo globalizado.

Más sobre...

Por tanto, el sistema de franquicia está demostrando con creces que está sabiendo adaptarse a estos tiempos y a las nuevas demandas del mercado. Y si no alcanza todavía cifras y porcentajes de crecimiento es debido a la actitud de las entidades bancarias y a su dura política actual de créditos y líneas de descuento. Cuando estas vuelvan a hacer su trabajo, la franquicia será la primera de las modalidades de comercio que conforman el tejido empresarial español que dejará atrás la crisis.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...