España 28.02.2007Imprimir

Alcohol, tocamientos y muchas lágrimas en la fiesta de Paris Hilton

Nicole Richie, Courtney Love y otros muchos amigos y amigas acompañaron a la sexy millonaria en un evento que acabó con los diamantes por los suelos por la borrachera de un ex novio

Alcohol, tocamientos y muchas lágrimas en la fiesta de Paris Hilton

(Noticiascadadía/ESD).- Los fastos por el 26 cumpleaños de Paris Hilton comenzaron en los Alpes, la noche siguiente del gran baile de la Ópera de Viena a la que asistieron los Hilton al completo, excepto su hermana Nicky. Se trató de una simpática fiesta en la nieve sin nada verdaderamente escandaloso que reseñar.

Al día siguiente del cumpleaños, el 17 de febrero, Paris volvió a subirse a un avión con dirección a Estados Unidos. En Las Vegas, la ciudad en la que más locuras ha cometido la millonaria heredera junto a su ex amiga Britney Spears, tuvo lugar el segundo evento cumpleañero con los amigos y compañeros de juergas. Allí estuvo a sus anchas, bailando, soplando velas y besando y abrazando a su novio griego, Stavros Niarchos.

Y como no hay dos sin tres, la noche anterior a la gala de los Oscar, Richard y Kathy Hilton ofrecieron una fiesta más en honor de su hija en el Prime Grill, un must de Berverly Hills. Entre los ilustres invitados se encontraban Nicole RichieCourtney Love, la cantante Paula Abdul y un ex de Paris, Brandon Davis, con quien vivió un romance -breve pero intenso- el pasado verano.

Sonó la música, hubo baile y mucho alcohol. Tanto que Brandon Davis acabó borracho como una cuba y fastidiándole la noche a Paris. En un momento dado, Brandon, otro heredero millonario pero del "sector petrolero", comenzó a meterle mano muy en serio a Courtney Love, la viuda del cantante Kurt Cobain. Y además en presencia de la hija de Love, Frances Bean, de 14 años.

No contento con conseguir que Courtney saliera del lugar por piernas, Brandon la tomó con la cantante Paula Abdul, metiéndose con su ascendencia siria. Después del tema político, el ex novio de Lindsay Lohan le dio un tirón al collar de diamantes de Paris. Encima era prestado por Chopard, al igual que las joyas que lució Penélope Cruz en la noche de los Oscar. 

El collar se rompió y a Paris le dio poco menos que un ataque de nervios. Entre sollozos y maldiciones llamó a los de Seguridad, que se encargaron de deshacerse de Davis. Pero a la Hilton ya le habían amargado la noche y lo que iba a ser una fiesta llena de glamour estuvo a punto de acabar en un tumulto.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...