España 08.11.2011Imprimir

Opinión

Valga La Pepa y si no que valga Pepe

Por Ana Belén González Jurado, nueva colaboradora de nuestro diario

Se acerca nuestro pasado legado constitucional. Toda la bahía gaditana se prepara para acontecer el evento más esperado. Y yo en medio de este desastre, apuntando en la sien los indignados, los pensionistas y los parados, me pregunto: ¿Qué es lo que hay que celebrarse? ¿Ha de llorarse el luto suficiente? Cada año de cada marzo, y de cada diecinueve mueres.

Valga La Pepa y si no que valga Pepe

Libertad que fue proclamada en la nada retumba, en el oratorio de San Felipe Neri sobrevives entre la pereza relajada que la inspira y la sustenta, en la pasividad de sus mandatarios, y en la juventud que se han idos todos a bailar y a beber en tu fría tumba. Ya no sé si Cádiz es la cuna de la libertad o es su sepultura. Te ha dejado sola Pepa, a merced de nuevos fanfarrones, que a mi juicio son las nuevas invasiones de estas generaciones. España de mares sin calma, que Dios te guarde, ya ni el imperio de las piconeras te salva, tampoco el tronar de los cañones que por antaño en Cádiz silbaban, y que con sus bombas espantaban a los <<Vieilles Moustaches>>.

Mire por donde mire, veo pocas revoluciones madres, pocos hijos, y todos ellos hambrientos de derechos, hartos de obligaciones. Democracia, si llevas muerta un siglo…Que alguien me responda ¿Qué hay que celebrar en el dos mil doce? Tierras de España, tierras gaditanas, ayer demócratas y revolucionarias, hoy es la soga y el pretexto de quiénes quieren ignorar la verdad de todo este cuento. Que alguien te aguarde para librarte de tanto espanto, que alguien te de un bebedizo o algún sortilegio, gracias que te ha quedado los Carnavales, tu único privilegio.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...