España 19.12.2011Imprimir

Bebés

La primera hora vida vital es clave para la salud mental del recién nacido

40º aniversario del Servicio de Ginecología y Obstetricia de Basurto

El recién nacido obtiene durante sus dos primeros años de vida la seguridad emocional y afectiva necesarias para poder explorar correctamente su entorno, por lo que la vinculación afectiva entre la madre y el lactante durante este periodo es de vital importancia.

La primera hora vida vital es clave para la salud mental del recién nacidohttp://pequelia.es

http://pequelia.es

Así lo ha considerado el Dr. Gabriel Saitua Iturriaga, médico adjunto de Neonatología del servicio de Pediatría del Hospital de Basurto, quien, durante una jornada especial celebrada este viernes en el Palacio Euskalduna para conmemorar el 40º aniversario del Servicio de Ginecología del centro sanitario, ha detallado qué aspectos relacionados con dificultades en la capacidad de interacción del recién nacido van a influir negativamente en las relaciones de apego afectivo con sus padres.

“Durante el proceso de vinculación y apego afectivo se activan las neuronas en espejo implicadas en la imitación gestual, copiando e interiorizando el modelo afectivo del cuidador que habitualmente corresponde al materno”, ha señalado el experto. Es por ello que los trastornos emocionales y afectivos, tales como la depresión, la falta de apoyo en la pareja y las crisis de pareja, van a tener repercusión negativa en el futuro comportamiento de sus hijos.

La primera hora, la más importante

Aunque el apego afectivo es un largo proceso, existen momentos de alta sensibilidad en el postparto inmediato y en los primeros días de la vida. En el Hospital de Basurto se ha incorporado, de esta forma, diversas actuaciones que facilitan la interacción interpersonal, y promueven la vinculación y el apego entre madre e hijo, todas ellas centradas en el acompañamiento afectivo durante en el embarazo, parto y postparto inmediato.

“Durante la primera hora de vida del recién nacido se evita la administración de medicamentos que interfieran las primeras relaciones afectivas, dando además un período de tiempo de al menos una hora para el descanso y la comunicación afectiva con los padres en el postparto inmediato”, ha afirmado el Dr. Saitua. “Con ello, buscan que se inicie en ese periodo la lactancia materna mediante el contacto físico temprano piel con piel porque con ello, además de mejorar la interacción entre la madre y el recién nacido estableciendo una lactancia materna, se reduce el tiempo de llanto y se mantiene al neonato caliente”, ha subrayado. <---newpage--->

Factores de riesgo

Durante la primera hora, se observan las primeras expresiones de interacción afectiva entra los padres y el recién nacido, teniendo especialmente en cuenta ciertos factores de riesgo tanto en padres como en el niño. “En el caso de los progenitores, los factores que solemos tener en cuenta son desánimo y depresión, escaso apoyo emocional en la pareja, consumo de drogas, patologías psiquiátricas, pobreza, desarraigo y marginalidad”, ha indicado el  Saitua.

En el caso de los recién nacidos, los prematuros y afectados por patologías graves o asociadas con discapacidad son los pacientes con mayores factores de riesgo. “En la atención perinatal trabajamos en el convencimiento de que una correcta atención primaria en materia de salud mental durante el período neonatal resulta esencial para prevenir los trastornos mentales a lo largo de la vida”, ha añadido el Dr. Saitua.                       

Cuidados personalizados

Para terminar su ponencia, Saitua ha subrayado que en el Área de Partos/Puerperio y en la Unidad de Neonatología tratamos de forma individualizada “las dificultades en la comunicación afectiva asociadas con el nacimiento prematuro y otras condiciones relacionadas con otras patologías biológicas, así como situaciones de riesgo psicológico y sociocultural desfavorecido”. <---newpage--->

Estos cuidados individualizados hacen referencia a la atención de los aspectos como la adaptaciones ambientales (luz, ruido, actividad rítmica en los cuidados, fomento del sueño y del reposo) y cuidado postural (tratamientos en flexión, contención del movimiento, nidificación, confort postural en los apoyos, prono y lateral), intentando concentrar todas de las intervenciones para un manipulación mínima y facilitar la recuperación.

“Trabajamos con la metodología de los cuidados neonatales centrados en el desarrollo para niños de alto riesgo ingresados en la Unidad de Neonatología como modelo de tratamiento preventivo primario la salud mental para el recién nacido críticamente enfermo y su familia”, ha concluido el Dr. Saitua.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...