España 30.01.2012Imprimir

Seguridad

Habitaciones del pánico para protegerse en la vivienda de asaltantes

La reciente detención de un asaltante que cometía robos con fuerza en la urbanización madrileña de La Moraleja y los detalles publicados acerca de su modus operandi, hace plantearse la cuestión sobre cómo protegerse frente a este tipo de asaltos o agresiones

Según explica Javier Molina, director general de la empresa de sistemas de protección personal IPB Systems, “este tipo de incidentes ponen de manifiesto que no importa vivir en una urbanización con seguridad privada, en una residencia con sistema de alarma. Siempre es posible que un asaltante vulnere esas medidas de seguridad y entre en nuestra casa”.

Habitaciones del pánico para protegerse en la vivienda de asaltantes

Aunque los asaltantes suelen ir armados, generalmente no pretenden agredir ni enfrentarse con la familia, pero, ¿qué pasaría si en mitad de la noche el asaltante se viera sorprendido por el propietario? “El sistema más eficaz es aislarnos físicamente de los asaltantes, convirtiendo nuestros dormitorios en espacios seguros donde no se pueda entrar, o al menos no sin invertir un tiempo y utilizar unas herramientas que los asaltantes no tienen”, explica Javier Molina. En definitiva, se trata de habilitar zonas seguras en la vivienda.

Conseguir dormir tranquilo no tiene que ser necesariamente costoso. Javier Molina, experto en sistemas de protección personal, aconseja definir las zonas de seguridad en los dormitorios, incluyendo un aseo que reduzca la necesidad de abandonar esta zona segura durante la noche. También aconseja incluir cerramientos en las ventanas de seguridad certificada en laboratorio. “Existe una normativa que evalúa la seguridad de puertas y ventanas, con niveles de 2 a 5. El último es el exigido en joyerías”. 

Es importante colocar una puerta blindada en la entrada a la zona segura e instalar cámaras de televisión, tanto dentro como fuera de la casa, lo que permitirá conocer lo que pasa en el exterior sin tener que salir de la zona segura. También se aconseja disponer de un sistema de alarma con dos circuitos, en el interior y exterior de la casa. Según comenta Javier Molina, “es fundamental ser disciplinado y activarlo siempre, ya que nos avisará de cualquier cosa que pueda ir mal”.

En el diseño de este tipo de soluciones es necesario equilibrar cuatro ejes: nivel de protección, estética, comodidad de uso y coste del elemento. Por ejemplo, para asegurar el hueco de una ventana, lo más eficaz es tapiarla, pero en el extremo opuesto podríamos poner un cristal blindado tan delgado y ligero como el que se utiliza en los helicópteros Apache. Respecto a los costes, depende también del equilibrio entre los puntos descritos: el precio de una puerta blindada varía entre los 600 y los 15000 euros.

“Para definir el sistema de seguridad que queremos instalar en nuestra vivienda, hay que exigir que nos informen de los puntos débiles o límites de los elementos propuestos, porque todo sistema lo tiene”, explica Javier Molina. “El propietario debe conocerlos con el fin de saber si ante una amenaza sus elementos de protección funcionarán correctamente. Todo elemento debe tener un certificado de resistencia que el cliente puede exigir”.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...