###PREV_LINK### ###NEXT_LINK###

Internacional 10.02.2012Imprimir

Franquicias

Las etiquetas de las prendas made in Spain son un referente mundial entre los consumidores

Los sectores españoles de moda, belleza y estética conquistan el mundo a golpe de franquicia

Un año más el sector español de la franquicia ha apostado con éxito por la internacionalización y, pese a la crisis, el número de enseñas que se han abierto camino fuera de nuestras fronteras ha aumentado en 2011. Según el informe La Franquicia Española en el Mundo elaborado por Tormos & Asociados, un total de 148 marcas operan en 113 países y cuentan con 15.194 establecimientos –un 9,7% más que en 2010-. Para esta consultora “en estos momentos se inicia de nuevo la apertura de nuestras empresas hacia mercados exteriores. Esta vez con un nuevo enfoque mucho más planificado, más profesionalizado y con objetivos de crecimiento muy concretos y apoyados estructuralmente”.

Capear la crisis ha sido el principal objetivo del sector de la moda y, un año más, las franquicias han sido un referente mundial en cuanto a crecimiento de enseñas. Según Tormo & Asociados, el sector textil lidera la clasificación de empresas españolas en el exterior, con 40 cadenas especializadas y 5.968 unidades de negocio -alrededor del 40% de nuestra presencia en los mercados internacionales procede de esta división-.

A nivel internacional, el Grupo Inditex y Mango suman 4.587 tiendas. Esta última destaca un año más como la franquicia española con mayor presencia por número de países -2.060 establecimientos repartidos por 104 mercados-, mientras que Zara, el buque insignia de Inditex, se queda en 78 países y 1.468 puntos de venta. Por detrás, compitiendo en la estela internacional se encuentra el Grupo Cortefiel, que a través de sus marcas Springfield, Women’Secret y Adolfo Domínguez se han apuntado al carro de las franquicias con notable éxito.

Las etiquetas de las prendas made in Spain son un referente mundial entre los consumidores. La situación actual de la crisis económica mundial ha llevado al sector de la moda a la búsqueda de nuevos mercados y estrategias y, la vocación internacional de las enseñas españolas atraviesa en estos momentos un estado de madurez que impulsa con éxito el crecimiento en el exterior. Ejemplo de ello es la compañía Blanco, que de cara a abrirse camino entre sus competidores fuera de España, la marca ha pasado a llamarse SUITEBLANCO –ya que suena más universal- y, aunque está presente en países como Grecia o Francia, en los próximos tres años su plan es conquistar bajo el modelo de negocio de franquicia los cinco continentes.

Punto Roma, por su parte, también se ha apuntado al carro de la internacionalización. La marca española, propiedad de la familia García, ha invertido 14 millones de euros en la ampliación de sus almacenes en la localidad catalana de Mataró, ya que necesitaban "más espacio para seguir con nuestra expansión, que en los próximos años se centrarán en el exterior", asegura Montserrat García, hija del fundador de la empresa. La compañía tiene por objetivo duplicar su número de tiendas fuera de nuestras fronteras durante los próximos tres años hasta alcanzar los 150 unidades de negocio, todos ellos bajo la modalidad de franquicia.

Asia y América, objetivos prioritarios

Latinoamérica, con 3.686 locales repartidos en 22 países, es otro de los destinos preferentes para el sector de la moda española. Además, de cara al Mundial de Fútbol y las Olimpiadas, Brasil se ha erigido como un mercado emergente para las prendas y complementos made in Spain. El país carioca se ha alzado en poco tiempo como el principal destino para las franquicias españolas y en la actualidad cuenta con 14 firmas y 804 establecimiento –el doble que un año antes-.

por ICEX

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...