Internacional 10.02.2012Imprimir

Franquicias

Las etiquetas de las prendas made in Spain son un referente mundial entre los consumidores

Los sectores españoles de moda, belleza y estética conquistan el mundo a golpe de franquicia

Un año más el sector español de la franquicia ha apostado con éxito por la internacionalización y, pese a la crisis, el número de enseñas que se han abierto camino fuera de nuestras fronteras ha aumentado en 2011. Según el informe La Franquicia Española en el Mundo elaborado por Tormos & Asociados, un total de 148 marcas operan en 113 países y cuentan con 15.194 establecimientos –un 9,7% más que en 2010-. Para esta consultora “en estos momentos se inicia de nuevo la apertura de nuestras empresas hacia mercados exteriores. Esta vez con un nuevo enfoque mucho más planificado, más profesionalizado y con objetivos de crecimiento muy concretos y apoyados estructuralmente”.

Las etiquetas de las prendas made in Spain son un referente mundial entre los consumidores

Capear la crisis ha sido el principal objetivo del sector de la moda y, un año más, las franquicias han sido un referente mundial en cuanto a crecimiento de enseñas. Según Tormo & Asociados, el sector textil lidera la clasificación de empresas españolas en el exterior, con 40 cadenas especializadas y 5.968 unidades de negocio -alrededor del 40% de nuestra presencia en los mercados internacionales procede de esta división-.

A nivel internacional, el Grupo Inditex y Mango suman 4.587 tiendas. Esta última destaca un año más como la franquicia española con mayor presencia por número de países -2.060 establecimientos repartidos por 104 mercados-, mientras que Zara, el buque insignia de Inditex, se queda en 78 países y 1.468 puntos de venta. Por detrás, compitiendo en la estela internacional se encuentra el Grupo Cortefiel, que a través de sus marcas Springfield, Women’Secret y Adolfo Domínguez se han apuntado al carro de las franquicias con notable éxito.

Las etiquetas de las prendas made in Spain son un referente mundial entre los consumidores. La situación actual de la crisis económica mundial ha llevado al sector de la moda a la búsqueda de nuevos mercados y estrategias y, la vocación internacional de las enseñas españolas atraviesa en estos momentos un estado de madurez que impulsa con éxito el crecimiento en el exterior. Ejemplo de ello es la compañía Blanco, que de cara a abrirse camino entre sus competidores fuera de España, la marca ha pasado a llamarse SUITEBLANCO –ya que suena más universal- y, aunque está presente en países como Grecia o Francia, en los próximos tres años su plan es conquistar bajo el modelo de negocio de franquicia los cinco continentes.

Punto Roma, por su parte, también se ha apuntado al carro de la internacionalización. La marca española, propiedad de la familia García, ha invertido 14 millones de euros en la ampliación de sus almacenes en la localidad catalana de Mataró, ya que necesitaban "más espacio para seguir con nuestra expansión, que en los próximos años se centrarán en el exterior", asegura Montserrat García, hija del fundador de la empresa. La compañía tiene por objetivo duplicar su número de tiendas fuera de nuestras fronteras durante los próximos tres años hasta alcanzar los 150 unidades de negocio, todos ellos bajo la modalidad de franquicia.

Asia y América, objetivos prioritarios

Latinoamérica, con 3.686 locales repartidos en 22 países, es otro de los destinos preferentes para el sector de la moda española. Además, de cara al Mundial de Fútbol y las Olimpiadas, Brasil se ha erigido como un mercado emergente para las prendas y complementos made in Spain. El país carioca se ha alzado en poco tiempo como el principal destino para las franquicias españolas y en la actualidad cuenta con 14 firmas y 804 establecimiento –el doble que un año antes-. <---newpage--->

El mercado estadounidense también está en la senda las enseñas nacionales. Allí, 13 cadenas de diversos sectores operan en 98 establecimientos, y en el campo de la moda y complementos encontramos firmas como Zara, Mango, Custo Barcelona, Adolfo Domínguez, Rosa Clará y Pili Carrera.

Asia, el continente que mayor crecimiento económico ha experimentado en los últimos años, es también un destino prioritario para las enseñas españolas. El crecimiento de la clase media ha generado que las empresas del sector elaboren ambiciosos planes de expansión por el continente. De hecho, los grandes del sector, Inditex y Mango, han encumbrado al continente asiático como objetivo prioritario y a China como el país con mayor base exponencial de beneficios. Mientras que Zara obtiene el 17% de sus ganancias de este continente, Mango ha facturado el 4% de sus ventas en China y para 2015 tiene previsto tener abierto 700 puntos de venta en el país.

Belleza y estética a la carrera de la internacionalización

Aunque el sector de la moda ha liderado la salida al exterior en 2011, las firmas de belleza y estética han experimentado un importante impulso durante el pasado año y se posicionan como el tercer sector que mayor crecimiento ha generado durante el pasado ejercicio. Al cierre del año operaban 24 cadenas españolas repartidas por 24 países y 585 establecimientos –en 2010 la cifra era de siete empresas menos en 19 mercados y 222 locales-.

 

El área de la fotodepilación y cuidado personal ha sido el más expandido. En relación al número de unidades de negocio en el exterior la firma No+vello ha sido en 2011 la que mayor crecimiento ha generado fuera de nuestras fronteras y, en tan sólo tres años, cuando comenzó su trayectoria internacional, la empresa se ha introducido en 14 países gracias al empuje de la compañía. El impulso por el crecimiento también ha levado a la firma Vellísimo Center ha desembarcar en el mercado estadounidense gracias a la apertura de su primer centro de belleza en la ciudad de Miami y, para 2012 planea la inauguración de seis centros más. Antes de instalarse aquí, la empresa española ya estaba presente en 12 países de Europa y América.

Equivalenza Refan, cuyo campo de ventas es la perfumería de marca blanca, ha desarrollado una estrategia de crecimiento internacional para este año y abre nuevos locales en Portugal, Brasil y Colombia. Además, en el Norte de África la firma ha inaugurado recientemente establecimientos en Rabat y Casablanca y planea seguir creciendo en el país marroquí, donde considera que la apertura de nuevas cadenas puede llegar a alcanzar el 185% gracias a la clase media emergente que ha comenzado a surgir.

Por otra parte, la franquicia española de peluquería y estética Oh my Cut! cuenta con 30 salones entre España y Portugal y ha saltado el Atlántico para abrir su primer centro en México. Por lo que respecta a 2012, la estrategia de la empresa se centrará en continuar ampliando su red de peluquerías con nuevas aperturas en el país azteca. <---newpage--->

Aunque aún queda mucho camino por recorrer, 2012 es un año en el que las franquicias españolas han estructurado sus campañas de crecimiento mirando fuera de España. El negocio de las franquicias ha culminado el ejercicio 2011 con buenos resultados pese a la crisis, gracias a su crecimiento internacional que ha supuesto la vía de escape frente a la ralentización del sector en nuestro país.

por ICEX

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...