Gente 15.02.2012Imprimir

Motivar

La importancia del maquillaje y los disfraces como elemento motivador

Nemomarlin se disfraza. La cadena ha preparado una semana cargada de actividades con las que los niños aprenderán a relacionarse y a experimentar de forma divertida

Los niños tienen listos los disfraces en los que se enfundarán para acudir a la escuela, ya que la red de Escuelas Infantiles Nemomarlin (www.escuelainfantilnemomarlin.com) ha organizado una semana repleta de "lecciones" con sabor a Carnaval.

La importancia del maquillaje y los disfraces como elemento motivador

Los más pequeños de la casa no perderán la sonrisa durante toda la semana, ya que la cadena ha preparado un divertido programa de tareas. Según comenta Óscar Díaz Reimóndez, Director de Expansión de Nemomarlin, “con este tipo de actividades cumplimos con una serie de objetivos pedagógicos muy importantes como son la realización de actividades individuales y grupales. A través del juego y la experimentación los niños aprenden a relacionarse así como a comunicarse entre ellos en un ambiente lleno de motivación y cariño".

Desde el martes de Carnaval hasta el miércoles de Ceniza, los alumnos de Nemomarlin decorarán sus clases, jugarán a la piñata y celebrarán el "entierro de la sardina", siempre vestidos para la ocasión con disfraces y accesorios de diversas temáticas. Y es que, como comenta Ana Gamo, Coordinadora de Centros Nemomarlin, “el maquillaje y los disfraces constituyen un elemento motivador y son un medio idóneo para representar la realidad a través del juego simbólico. De esta forma adquieren los conocimientos necesarios para la vida adulta, imaginar e interpretar el rol de otro personaje, y además desarrollar su propia identidad. Es por esta razón que en Nemomarlin no solo trabajamos el disfraz en Carnaval, sino a lo largo de todo el curso escolar".

Por este motivo, y gracias a estos eventos, se facilita el aprendizaje de los niños. “Los niños aprenden jugando. Los bebés no necesitan trabajar para vivir, pero si jugar; el juego es su trabajo profesional del que depende su desarrollo total. Jugando, el niño se pone en contacto con las cosas y aprende, inconscientemente, su utilidad y sus cualidades, al mismo tiempo que también les ayuda a conocer reglas sociales”, afirma.

Y para completar esta original semana, los papás, que ayudarán a sus hijos en la elaboración de sus disfraces, podrán disfrutar con ellos en una jornada de puertas abiertas donde comerán chocolate caliente. “A estas edades es muy importante marcar unas rutinas fijas de horarios y actividades para que los niños se sientan seguros, pero también es importante salir de vez en cuando de esa rutina, para favorecer la creatividad y el dinamismo”, finaliza la Coordinadora de Centros Nemomarlin.