###PREV_LINK### ###NEXT_LINK###

Gente 13.03.2012Imprimir

Interiorismo

Colorín colorado, este hogar ha cambiado

Cómo aplicar la colorterapia en la vivienda

¿Sabías que el color de las paredes de tu dormitorio, el rojo del sofá del salón, el estampado de los visillos de la habitación, las flores de las baldosas del baño o el tono de la vajilla de la cocina pueden influir de manera decisiva en tu estado de ánimo? La cromoterapia o colorterapia, una creencia que se conoce desde la Antigüedad, apuesta por emplear la gama cromática como elemento curativo, estimulante o antidepresivo. “Si tu elección acaba influyendo en tu estado emocional, en los días alegres o tristes que tienes a lo largo de tu vida, no está de más tener en cuenta la cromoterapia a la hora de decorar tu hogar”, asegura Luis Sancho, director general de Tenders.es.

El hogar de cada persona responde a unas necesidades específicas, no es igual pintar una habitación cuando lo que se quiere es relajarse o cuando lo que se pretende es activarse. Cada color aporta un significado a la persona que lo está percibiendo y una emoción, positiva o adversa dependiendo del caso. Ante la duda, los expertos de Tenders.es recomiendan mejor colores claro que oscuros. “Al final tu hogar forma parte de ti, por lo que tus propios instintos son los únicos que pueden guiar la decoración de tu casa”, asegura Fernando de Córdoba, responsable del departamento de Estudios del portal y de Me gusta mi casa’ en Facebook, una de las mayores comunidades de decoración e interiorismo de nuestro país.

Hasta hace muy poco tiempo la tendencia a la hora de escoger los colores de las paredes de muchas viviendas apostaba por los tonos cálidos que logran ambientes mucho más acogedores, pero de un tiempo a esta parte se apuesta por tonos más frescos con colores fríos. El azul, el violeta o los grises aportan mucha más amplitud a los espacios donde se utilizan y reflejan mejor la luz que los tonos cálidos o muy fuertes como el rojo, que a día de hoy se reservan para pintar, por ejemplo, una única pared de una estancia

La paleta de un pintor

“Los colores pueden variar mucho en función del matiz que tengan”, dice Fernando de Córdoba. No es lo mismo emplear el azul claro, que por lo general inspira tranquilidad, que darle una tonalidad más intensa con la que crearemos un ambiente sobrio. Lo mismo ocurre con el verde. Si decidimos usarlo, por ejemplo, para pintar una habitación infantil con un tono pastel, obtendremos una estancia cálida y agradable, mientras que si elegimos un tono más fluorescente podemos llegar a convertir la habitación en un lugar perturbador y desorientador. Aunque el color que representa a la naturaleza no es el mejor ejemplo, muchas veces está tachado en la decoración por asociarse a hospitales y consultorios médicos.

El color que nunca deja indiferente a nadie es el rojo, que siempre es considerado como el tono cromático con más poder para llamar la atención. Sin embargo, a la hora de utilizarlo en la decoración otorga una sensación de gran calidez y crea espacios muy acogedores. A día de hoy pocas personas se arriesgan a la hora de pintar las paredes de su hogar en rojo, y sólo los más osados o vanguardistas se atreven a utilizarlo en algunas de las paredes de su casa. Para una cosa o para otra, no conviene abusar de sus poderes estimulantes.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...