Gente 15.03.2012Imprimir

Fútbol

El Madrid se mete en cuartos sin muchos esfuerzos

Carlos CRuz desde Leeds (UK) nos escribe esta crónica

No hubo necesidad de despeinarse. El Madrid con la ley del mínimo esfuerzo venció 4-1 al CSKA de Moscú y ya tiene los cinco sentidos puestos en el sorteo del viernes, donde Barcelona y Bayern Múnich son los rivales a evitar.

El Madrid se mete en cuartos sin muchos esfuerzos

El 1-1 de la ida otorgaba una ligera ventaja, lo que se tradujo en esperar durante los primeros compases atrás para saber con qué intenciones visitaban el Santiago Bernabéu en una noche de Champions los rusos. El más activo fue Doumbia, mostrando una vez más las carencias defensivas de Marcelo cuando tiene delante a un hombre veloz y con desborde. Tuvo dos claras, pero en ambas falló en el remate final.

El Madrid se activó rápidamente sabedor que la eliminatoria no estaba cerrada. Una jugada de banda a banda entre Ózil, Khedira y Kaká acabó en boca de gol, donde Higuaín no perdonó. El Pipita se coló en el once de gala de Mourinho, quién finalmente rectificó su apuesta de salir con tres delanteros. Durante la lesión de Benzema han sido los goles del argentino, al margen de los de Ronaldo, los que han mantenido al Madrid en la cúspide.

El marcador ya no se alteraría hasta después del descanso. Los blancos salieron en la segunda mitad en tromba, disponiendo de varias oportunidades para seguir sumando. Sería un lanzamiento de larga distancia de Ronaldo sin aparente peligro el que se colaría dentro de la portería. Chepchugov, hombre destacado en la ida, se convertía en un amigo en el feudo madridista. Algo que confirmaría nada más entrar Benzema en el campo.

El galo sólo llevaba 30 segundos sobre el césped cuando se plantó delante del portero ruso. Erró en el primer remate. Entonces Chepchugov se propuso darle una segunda oportunidad y de puntera el nueve ya no perdonó.

Más sobre...

El resultado invitaba a la relajación. Dentro de cuatro días hay Liga se susurraron los jugadores. La parsimonia provocó un ligero murmullo en las gradas del Bernabéu, tan críticas como siempre cuando la función pierde interés. En este descontrol temporal el CSKA se lanzó al ataque, obteniendo la recompensaba por medio de Tosic. Aún habría tiempo para uno más ya con abundantes calvas entre la afición. Benzema regaló a Cristiano el segundo en su cuenta particular y el madridismo espera con ansia la ronda de cuartos.

Carlos Cruz


 

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...