Opinión 26.04.2012Imprimir

Opinión

No habrá finalistas españoles en la Champions League

Madrid y Barcelona han caído en las semifinales de la competición europea

Se dio la peor combinación posible en las semifinales y no habrá ningún representante español en Múnich. Ni Madrid ni Barça pudieron remontar en casa, desperdiciando la condición de campo a favor en la vuelta contra Bayern de Múnich y Chelsea respectivamente.

No habrá finalistas españoles en la Champions League

El Real Madrid cayó de la forma más dura: en la tanda de penaltis. El marcador acabó en el Bernabéu con el mismo resultado (2-1) que en la ida, hasta que la lotería de los penaltis determinó el camino al Allianz Arena. Desde los once metros fallaron Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos haciendo inútil las dos paradas de Iker Casillas. Schweinsteiger, una de las apuestas en el Mundial de Sudáfrica, tiró la pena máxima definitiva y no perdonó, conduciendo dos temporadas después a su equipo a un nueva final de la Liga de Campeones.

En el cómputo global de la eliminatoria el Bayern fue superior al Madrid. De hecho pareció que en el feudo blanco el conjunto local era el alemán. Los de Heynckes llevaron el peso del partido y las mejores ocasiones fueron suyas.

Sólo las intervenciones de Casillas en unos casos y la mala suerte en otros les impidieron hacer gol más allá del punto de penalti, incluido el tanto dentro del tiempo reglamentario de Schweinsteiger. Mario Gómez, Robben y Ribéry fueron los hombres más activos con un Toni Kross inconmensurable en las labores de creación, dominando la posesión con la ayuda en el centro de Schweinsteiger. Mientras el Madrid esperaba agazapado en su área, buscando contras letales. Tuvo dos en la primera parte y las dos acabaron dentro de la portería por obra de Ronaldo, el primero de penalti.

Después la gasolina se le agotó al Madrid. En la cara de jugadores como Benzema o Di María se denotaba el sobreesfuerzo y dosis extra de tensión al jugarse hace sólo unos días la Liga en el Camp Nou. En cambio los titulares de Bayern descansaron el fin de semana pensando en este partido.

Por su parte, el Barcelona vivió una redición de la visita del Inter al Camp Nou con el Chelsea, que venció en Inglaterra 0-1 y se llevó un 2-2 de la Ciudad Condal. Uno y otra vez los azulgranas chocaron con el muro defensivo de Roberto Di Matteo como hace dos temporadas con el del Inter. Cuando mandaban en el marcador dejaron a los blues recortar distancias por medio de Ramires, con un menos por la expulsión de Terry, que les daba el pase a la final. Ya con todo el equipo volcado al ataque Torres finiquitó la contienda en los minutos finales.

De esta forma, Bayern y Chelsea disputarán la final menos esperada el próximo 19 de mayo y todas las esperanzas españolas están depositadas en la Europa League.

Carlos Cruz

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...