España 27.06.2012Imprimir

Oleoturismo

Rumbo viaja a los orígenes de los mejores vírgenes extra

España es el primer productor mundial de aceitunas y también del aceite de oliva virgen extra, una delicatesen insuperable

Denominación de Origen Siurana, Tarragona. Se extiende por una franja de la provincia de Tarragona perpendicular al Mediterráneo que las comarcas del Priorat, Baix Camp, Ribera d'Ebre, el Tarragonés, l'Alt Camp, Baix Penedés y Conca de Barberà. Con una producción media anual de aceite certificado por la D. O. "Siurana" de 4.000 toneladas, es un aceite especialmente frutado que comunica el sabor, aroma y vitaminas de la oliva de variedad arbequina a los alimentos.

Rumbo viaja a los orígenes de los mejores vírgenes extra

D.O. Gata-Hurdes. Desde principios de siglo, la Sierra de Gata ha sido la comarca más conocida en el extranjero por sus aceites y premios. La zona acogida a esta denominación abarca el tercio norte de la provincia de Cáceres, incluyendo las comarcas de Sierra de Gata, Hurdes, Gabriel y Galán, Valle del Ambroz, Valle del Jerte y La Vera. Su producción supone el 47% del total de la variedad Manzanilla Cacereña. Con una orografía típicamente de sierra y cotas desde los 2.000 metros hasta los 400, el olivar se cultiva desde las cotas más bajas hasta los 800 metros. El aceite de esta D.O. destaca por sus características organolépticas, excelentes frutados, bajo amargor, suavidad y color oro, con tonos verdosos si viene de aceitunas recolectadas durante del envero.

D.O. Navarra. Son aceites de perfil equilibrado y complejo, con toques de alcachofa, plátano o almendrados y dulces. La zona de producción abarca 135 municipios (todo el sur de la Comunidad Foral de Navarra), además del territorio de Bárdenas Reales. Llevado a Navarra hace más de 2.000 maños por los fenicios, los arqueólogos han encontrado testimonios de la existencia de molinos de aceite en las villas romanas de Liédena, Cascante, Barillas, Ablitas y 'Las Musas' de Arellano. Los aceites de esta D.O. fueron premiados en la Exposición Universal de Sevilla de 1929.

D.O. La Rioja. Además de vinos, la Rioja produce un aceite de oliva de calidad, con un intenso color verde y sabor afrutado que lo llevan a estar presente en los principales restaurantes y tiendas gourmet. Recientemente se ha incorporado como alimento saludable al Programa de Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón. Su cultivo está especialmente arraigado en La Rioja Media y en los valles del Cidacos y del Alhama.

D.O. Comunidad Valenciana. En Levante se cultivan variedades autóctonas que no existen en ningún otro lugar, lo que hace que sus aceites sean únicos y ha llevado al Consejo Regulador a identificar ocho subzonas desde el Maestrat al norte a Vinalopó (Alicante). Su cultivo tradicional en abancalamientos de piedra seca actúa como un eficaz agente frente a la erosión y determina el paisaje del litoral mediterráneo.

D.O. Bajo Aragón. Con una historia muy parecida a la del área mediterránea por su proximidad, el cultivo del olivo en Aragón se remonta a tiempos de los romanos. La riqueza olivarera de la zona de Alcañiz (Bajo Aragón) se muestra en sus magníficos árboles milenarios, de los más antiguos de España. Fue un  cultivo tradicionalmente premiado por los regidores de Aragón con un Real de Vellón, que cada ayuntamiento estaba obligado a pagar por “planzón” al año de la plantada y que contribuyó a cubrir de olivares las serranías y llanos de la zona. <---newpage--->

D.O. Sierra de Segura, Jaén. Sus peculiaridades se sustentan en un olivar de alta montaña con más de 900 metros de altura, suelo escaso y muy superficial. Su climatología irregular y precipitaciones superiores a la media dan lugar a un microclima que produce aceite de personalidad generosa. La D.O. comprende los municipios de Arroyo del Ojanco, Beas de Segura, Segura de la Sierra, Benatae, Chiclana de Segura, Génave, Hornos de Segura, La Puerta de Segura, Orcera, Puente de Génave, Santiago-Pontones, Siles, Torres de Albanchez y Villarrodrigo, todos ellos pertenecientes a la provincia de Jaén, con una producción media de más de 18 millones de kilos de aceite en la zona.

D.O. Campo de Montiel, Ciudad Real. Esta altiplanicie calcárea, con una altitud de media de 850 metros y físicamente homogénea, es rica en carbonatos cálcicos. Sus aceites son equilibrados y presentan intensidades considerables de frutado, amargos y picantes, con matices propios de las variedades cornicabra y picual. La D.O., formada por una veintena de poblaciones desde Valdepeñas y Santa Cruz de Mudela hasta los límites con Extremadura, se caracteriza por baja pluviometría, alta intensidad de luz y variabilidad de temperaturas. Tierra del Quijote, de Quevedo y de Manrique, el Campo de Montiel engloba el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, numerosos castillos, yacimientos arqueológicos, caminos históricos (Aníbal, vía Augusta..), variada flora y fauna y un sinfín de posibilidades para el viajero.

D.O. Mallorca. El cultivo, producción y consumo de aceite de oliva tiene una gran tradición en toda la isla de Mallorca. En tiempos de la Corona de Aragón (s. XIII) ya se exportaba aceite de Mallorca hacia el Norte de África y en el siglo XVI se produjo un importante avance en el cultivo y producción que lo convirtió en principal fuente de riqueza de muchas fincas de Mallorca, especialmente en las proximidades de la Sierra de Tramuntana, al norte. Durante los siglos XVII- XIX, el aceite de Mallorca tuvo un papel clave para la economía de la isla, tanto por su función de ingrediente básico en la alimentación de los habitantes, como producto de trueque, llegando a suponer el 80% de las exportaciones de la isla.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...