España 10.07.2012Imprimir

Seguridad vial

Tráfico realizará controles preventivos de drogas en carretera

El objetivo es reducir los accidentes de tráfico provocados por el consumo de drogas al volante

Desde hoy los conductores españoles podrán ser requeridos por la Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para someterse a la prueba preventiva de drogas que determine si dicho conductor conduce habiendo ingerido alguna sustancia psicoactiva.

Tráfico realizará controles preventivos de drogas en carretera

Hasta ahora, la mayoría de estas pruebas se realizaban a aquellos conductores que estaban implicados en algún accidente o que presentaban signos evidentes de conducir bajo los efectos de alguna droga. A partir de hoy, tal y como anunció el Ministro del Interior en rueda de prensa, cualquier conductor puede ser requerido para realizar dicha prueba preventiva con la que se pretende detectar a quienes se ponen al volante bajo los efectos de las mismas.

La generalización de este tipo de controles coincide con el comienzo de la campaña de control de drogas y alcohol que la Dirección General de Tráfico pone en marcha hoy y que finalizará el domingo 15. Pese a que la campaña tiene una duración determinada de una semana, los controles preventivos de drogas, se seguirán realizando de forma generalizada en todo tipo de vías, días y horas, tal y como se vienen realizando los de alcohol.

El objetivo principal de extender este tipo de controles preventivos es la de reducir los accidentes de carretera provocados por el consumo de drogas y crear una mayor conciencia entre los conductores, similar a la que ya se tiene con el alcohol y la conducción.

Los controles hasta ahora realizados aleatoriamente dentro del Proyecto DRUID (Driving under the influence of Drugs, Alcohol and Medicines) constatan el hecho de que se ha invertido el ratio alcohol/drogas, de manera que la probabilidad de conducción tras el consumo de drogas es mayor que la probabilidad de conducción tras el consumo de alcohol.

Conducir tras haber ingerido alguna sustancia psicoactiva afecta a las capacidades del conductor e incrementa entre 2 y 7 veces la probabilidad de provocar o sufrir un accidente de tráfico respecto a quienes no consumen ninguna sustancia. Distorsión de la atención, dificultad en la coordinación, pérdida de tiempo de reacción y velocidad excesiva son algunas de las consecuencias que supone conducir tras haber ingerido drogas como el cannabis, éxtasis, cocaína, opiáceos y anfetaminas.

Además, si ningún conductor circulara tras haber consumido drogas, se podría evitar la muerte de al menos 480 personas cada año.

TODOS LOS DÍAS Y A CUALQUIER HORA

La realización de un control de drogas es similar a la que ya se realiza con el alcohol. Los Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuando ordenan la detención de un vehículo para que su conductor se preste a realizar la prueba de control de drogas, le informarán de la obligatoriedad de someterse a dicha prueba, ya que en caso de negarse incurriría en delito.

El agente encargado tomará una muestra de saliva del conductor que introducirá en un dispositivo que analizará la muestra. Si el resultado es positivo, se obtendrá una segunda muestra de confirmación, que se enviará directamente a un laboratorio para su posterior análisis, sin perjuicio de que el conductor pueda solicitar una prueba de contraste en sangre.

En caso de que la prueba de detección de drogas resulte positiva, el conductor será sancionado administrativamente con una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir. Si además de dar positivo, el conductor presenta una sintomatología evidente de conducir bajo la influencia de sustancias psicoactivas el conductor será puesto a disposición judicial imputado por un delito contra la seguridad vial. <---newpage--->

El Código Penal establece en el artículo 379.2 penas de prisión de tres a seis meses o multa económica de seis a doce meses (en función del salario personal) o bien la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso la privación de conducir vehículos a motor por tiempo superior a un año y hasta cuatro años para aquellos conductores que condujeren un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas.

Más sobre...

 

Además, el Código Penal estipula que el conductor que se niegue a someterse a estos controles de drogas será castigado con penas de prisión de seis meses a un año y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotor por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

ESPAÑA A LA CABEZA DEL CONSUMO DE COCAÍNA Y CANNABIS

El proyecto DRUID, promovido, integrado y cofinanciado por la Comisión Europea y en la que han participado 19 países y Noruega, concluye que en España es un hecho conducir después de consumir sustancias psicoactivas. Además, el cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentemente halladas, datos que son congruentes con los publicados por el Observatorio Español sobre Drogas para el conjunto de la población española.

Según los controles aleatorios realizados, el 19,4% de los conductores circulaban tras haber consumido drogas. Este dato tiene su reflejo en el informe 2011 del Instituto Nacional de Toxicología, publicado la semana pasada, donde el 15% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico circulaban tras haber consumido drogas, porcentaje que va ascendiendo desde hace algunos años, tal y como muestra la gráfica.

Además este informe refleja que el 45% (316) de los 702 conductores fallecidos presentaron resultados positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...