Economía 18.07.2012Imprimir

Opinión

La decandencia de la City londinense

Comentario de Miguel Ángel Rodríguez de XTB

Es en pleno verano cuando los mercados han sufrido los movimientos más abruptos y cuando los sobresaltos han cogido por sorpresa a los inversores. No sería la primera vez que he visto volverse de vacaciones a gestores y traders porque lo que parecía una posición segura para dejarla abierta durante los meses de vacaciones, dejó de repente de serla.

La decandencia de la City londinenseLondres

Londres

Si analizamos las portadas de los principales periódicos económicos del mundo nos damos cuenta de que los malos datos y la preocupación se extienden a todas las zonas del planeta.

El “affair” del Libor en el Reino Unido empieza a salpicar a instancias superiores. Ya no solo los máximos dirigentes de los bancos implicados sino el propio Banco de Inglaterra tienen que dar explicaciones sobre un asunto que amenaza con socavar los cimientos del sistema financiero más tradicional del planeta. La confianza y la buena fue en la que se ha apoyado la actividad bancaria del Reino Unido, la costumbre y la palabra de caballero se derrumban estrepitosamente después de aparecer indicios y evidencias de que el principal indicador de tipos de interés del mundo al que se han referenciado la mayoría de las operaciones financieras ha estado amañado por un grupo de bancos británicos sin que la autoridad monetaria dijera nada al respecto.

Se da a conocer este tremendo escándalo en medio de una gran crisis europea en donde España se está en el ojo del huracán y es por esta razón por la que no está teniendo trascendencia en los medios de nuestro país ni en la mayoría de los europeos. Pero creo que habría que prestarle una mayor atención al asunto Libor porque de confirmarse, se trataría del mayor fraude bancario de la historia que ha afectado a instituciones financieras de todo el mundo, incluido las españolas, y ha perjudicado multitud de clientes de estas entidades. Si algo solamente parecido hubiese ocurrido en nuestro país, no me cabe ninguna duda que el acoso y la presión de los medios británicos sería insoportable.

Mientras tanto en España se nos complica el asunto del rescate bancario en lo que se presenta como un fuego cruzado entre el BCE y los intereses de los países acreedores, como no Alemania. Se ha filtrado a través de WSJ una nota en la que el banco central quiere que los tenedores de deuda bancaria de los bancos rescatados, tanto subordinada como senior, así como los de participaciones preferentes, sufran una quita de su deuda antes de proceder al proceso de capitalización. En este caso sería diferente que lo que ocurrió en Irlanda en donde los acreedores privados no vieron mermados sus activos. En España la mayoría de los tenedores de deuda subordinada y de participaciones preferentes son inversores particulares, clientes de las entidades que en algunos casos han comprado el producto sin tener una información total de lo que adquirían. Ese es uno de los problemas principales que el gobierno y las propias entidades intentan evitar. Pero la piedra de toque se encuentra en la deuda llamada senior. Los compradores de esta deuda son inversores profesionales o institucionales, la mayoría de los acreedores son bancos europeos, muchos de ellos alemanes. Y es aquí donde aparece la discrepancia entre países. Alemania no quiere aceptar una quita en unos bonos que afectaría a sus bancos y en medio de este enfrentamiento que de nuevo se convierte en negociación, se entiende por qué el presidente del Bundesbank hace declaraciones tan fuera de lugar pidiendo a España que acepte un rescate del país en lugar del rescate bancario.

Más sobre...

Estamos de nuevo en medio de una negociación en donde cada cual tira para su propio interés y en la que el sentimiento europeo no aparece por ningún lugar. Que los inversores en deuda senior acepten parte de su responsabilidad y se hagan cargo de sus pérdidas sería lo justo, en mi opinión, pero la oposición de un país que domina Europa y que lucha por mantener su hegemonía va a dificultar que se llegue a un acuerdo de manera rápida. <---newpage--->

Han tenido suerte los ingleses de que el gravísimo asunto Libor apareciera en estos momentos, aunque quizás no sea tan casual.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...