###PREV_LINK### ###NEXT_LINK###

España 18.07.2012Imprimir

Seguridad vial

Andalucía, quinta con más accidentes causados por las infracciones

3 de cada 4 accidentes con víctimas se deben a una toma de decisiones incorrecta del conductor

Enfrentarnos a una situación difícil o peligrosa cuando vamos conduciendo conlleva tomar una decisión en milésimas de segundo y ejecutarla correctamente. Por eso, cuando los conductores toman malas decisiones al volante, el número de accidentes con víctimas se multiplica por 3 tal como demuestran las estadísticas, ya que en el 73% de los siniestros el conductor tomó una mala decisión al volante, frente al 27% que lo hizo adecuadamente. Este porcentaje se eleva hasta el 81% cuando se trata de accidentes graves o mortales.

Esta es la principal conclusión que se desprende del estudio titulado “La toma de decisiones en la conducción” que ha realizado Línea Directa Aseguradora en colaboración con el INTRAS de Valencia, y en el que se han analizado casi 174.000 accidentes con víctimas, en los que hubo más de 290.000 conductores implicados. Esto significa que en los últimos 4 años, casi 130.000 accidentes con víctimas se hubieran podido evitar si los conductores hubieran sido capaces de valorar correctamente los peligros de la carretera y hubieran tomado una decisión más adecuada a la situación de riesgo. Es decir, son fallos humanos del conductor evitables.

Pero, ¿qué entendemos por toma de decisiones? Es el proceso que ocurre desde que vemos el peligro hasta que reaccionamos y ejecutamos la maniobra más adecuada de todas las posibles. Para ello, el estudio ha agrupado las tipologías de conducción en 3 comportamientos distintos: conducción correcta, conducción desatenta y conducción inadecuada, poniéndolas en relación con 3 niveles diferentes de exigencia (bajo, medio y alto).

Estos niveles incluyen variables como el diseño de la carretera, el estado de la superficie, el horario de conducción, la densidad del tráfico, las condiciones meteorológicas y la maniobra del conductor. ¿El resultado? Todavía nos queda un largo camino por mejorar, ya que 8 de cada 10 personas que mueren o resultan heridas graves se ven implicadas en accidentes en los que existe una toma de decisiones incorrecta por parte del conductor. Además, el 71% de los conductores accidentados que tomaron la decisión de adelantar cuando no debían en una carretera convencional acabaron en una colisión frontal o frontolateral, y más del 50% de los conductores distraídos se vieron implicados en una salida de vía en este tipo de carretera.

Los errores más comunes

A la hora de tomar las decisiones, los errores más comunes que cometen los conductores son básicamente los siguientes: las distracciones, las malas incorporaciones a la circulación, los giros incorrectos, los adelantamientos antirreglamentarios (como pisar la línea continua, adelantar en curvas de visibilidad reducida o hacerlo cuando la señalización no lo permite) y no respetar la distancia de seguridad.

Por tipo de vía, el informe de Línea Directa confirma la mayor peligrosidad de las carreteras convencionales, pues en ellas no sólo se producen el 76% de los siniestros, sino que 1 de cada 4 accidentes resultan graves o mortales. Las colisiones y las salidas de vía por la izquierda son los accidentes con mayor porcentaje de decisiones incorrectas en las carreteras convencionales, con un 85% y un 75%, respectivamente, debido, sobre todo, a situaciones de adelantamiento, en las que el conductor valora de forma errónea variables como el estado de la calzada, la velocidad, la visibilidad o el tiempo que tiene para realizar la maniobra.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...