Gente 31.07.2012Imprimir

Salud bucal

La sensibilidad dental es el problema bucodental más frecuente en verano

El incremento del consumo de bebidas frías durante estos meses potencian la aparición de esta dolencia

Con la llegada del verano se produce un notable incremento del consumo de alimentos y bebidas frías. Esto conlleva un aumento de la aparición de casos de sensibilidad dental, una molestia bastante común que se manifiesta como una sensación desagradable, a menudo dolorosa, ante ciertos estímulos térmicos y el consumo de determinados alimentos.

La sensibilidad dental es el problema bucodental más frecuente en verano

La única manifestación de la sensibilidad dental es el dolor, que, en algunos casos, puede estar localizado en uno o varios dientes de forma muy concreta. En esta dolencia no existen grados, tal y como afirma el Dr. Alejandro Lobo, odontólogo de las clínicas Milenium Dental de Sanitas, “hay que tener en cuenta que cada paciente tiene el umbral del dolor distinto y siente de manera subjetiva la sensibilidad dental, lo que hace imposible establecer grados en esta patología”.

En lo que se refiere a su aparición, el Dr. Lobo afirma que “se puede deber tanto al desgaste mecánico del diente y/o encía como al desgaste por erosión ácida del diente. Este desgaste, generalmente a nivel del cuello dental, hace que perdamos la protección que ofrece el esmalte y la encía dejando al descubierto la dentina y, a veces, la propia raíz del diente”

En la aparición de la sensibilidad dental, inciden notablemente los hábitos de higiene bucodental. Es fundamental una buena higiene bucodental, pero un cepillado demasiado agresivo puede favorecer la aparición de sensibilidad dental, por lo que es recomendable realizar una técnica de cepillado adecuada que no dañen ni el esmalte del diente ni la encía.

Para prevenir la aparición de esta dolencia, también se debe evitar o reducir el consumo de sustancias frías o ácidas. Asimismo, “es recomendable utilizar productos específicos para la sensibilidad dental tales como pastas dentífricas, colutorios o geles tópicos”, afirma el Dr. Alejandro Lobo.

Tratamientos accesibles, pero con garantía sanitaria

Hay una gran variedad de tratamientos para la sensibilidad dental que varían en función del paciente. Abarcan desde los productos que podemos comprar en farmacias o grandes superficies, hasta aquellos que se aplican en el gabinete dental de la mano de un profesional cualificado. Estos productos se diferencian en el porcentaje de composición química (nitrato potásico y flúor) y es recomendable que sea el odontólogo el que decida qué tratamiento usar dependiendo del caso.

Más sobre...

En los casos más frecuentes, donde la sensibilidad dental es moderada y no se ha producido un daño importante en el diente o encía, los efectos del tratamiento comienzan a percibirse de 10 a 15 días de su comienzo.

De cualquier forma, los casos en el que la sensibilidad dental desemboca en un problema mayor y requieren de cirugía no suelen ser habituales. “En los casos en los que se produce retracción gingival severa, se puede recurrir al uso de cirugía mucogingival con injertos de encía. Ésta no es una técnica sencilla, requiere de un estudio previo y debe ser realizada por un periodoncista”. Por ello, “es imprescindible que, antes de someterse a cualquier tratamiento, quienes sufran sensibilidad dental consulten con un profesional cualificado”, afirma el Dr. Alejando Lobo.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...