Gente 04.10.2012Imprimir

Resfriados

¿Cómo prevenir los resfriados otoñales?

Lo ideal para hacer frente a esta etapa de regreso es el optimismo y hacerlo de forma paulatina

El otoño y las obligaciones de la rutina llegan después de haber disfrutado de un verano mucho más relajado. Lo ideal para hacer frente a esta etapa de regreso es el optimismo y hacerlo de forma paulatina, para evitar los traumas propios de quien no quiere volver a la realidad otoñal.

¿Cómo prevenir los resfriados otoñales?

De hecho, la adaptación mental y energética que demanda nuestro cerebro para hacer frente a la transición es la causa de que nuestras defensas se encuentren mermadas y que nos encontremos en un estado propicio para el ataque de gérmenes, quienes encuentran en la humedad propia de la época, el mejor medio para desarrollarse.

Todo ello, además, empeora en las ciudades por culpa de la polución, de las partículas en suspensión del aire y del estilo de vida frenético que imponen, motivos que propician la invasión de todo tipo de bacterias y virus.

Por eso es imprescindible para prevenir catarros y gripes reforzar la salud. Para ello es ideal la ingesta de cítricos, tomates y kiwis, productos con un alto contenido en vitamina C, junto con un vaso de zumo natural por las mañanas para ayudar a reforzar el sistema inmunológico a través de la dieta.

Tampoco hay que descuidar la hidratación, ya que con el frío propio de la época disminuye la sensación de sed y sin darnos cuenta, el organismo pierde agua sin que sea repuesta. Para estos casos, se aconseja beber todo tipo de infusiones calientes, pues además de hidratar, reconfortan el organismo y ayudan a recuperar la temperatura corporal.

Del mismo modo, también es óptimo el consumo de productos y frutas antioxidantes como las granadas, las fresas o los arándanos, que además de contener vitamina C, previenen el envejecimiento y constituyen, junto con el ajo, excelentes antisépticos naturales.

Junto a la alimentación y llevar un modelo de vida saludables, es importante abrigarse bien pese a que veamos que el día es soleado. En este sentido, los cambios de temperatura son la principal causa de los resfriados otoñales, un problema que combatir llevando varias capas de ropa para ir superponiéndolas o retirándolas a medida que el día se torne más cálido o fresco.

¿Y qué hacer si pese a todo no evitamos caer enfermos? En este caso, el mejor de los remedios es el descanso. Estar relajado, así como alimentarse correctamente a base de productos tibios y beber mucha agua será la clave para superar en unos días el resfriado.

Lo más importante, al respecto, es no tomar antibióticos si no los ha prescrito el médico, ya que la automedicación en este tipo de dolencias es habitual y suele acabar provocando la resistencia de las bacterias en otras enfermedades mucho más graves y para la que sí están destinados.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...