España 17.10.2012Imprimir

Opinión

Los dos transatlánticos del fútbol español están bajos de defensas

Carlos Cruz nos ofrece su columna semanal

Tanto Real Madrid como Barcelona tienen grandes problemas en estos momentos para poder confeccionar una zaga de garantías. Mourinho y Tito Vilanova tendrán que conseguir encajar las piezas con las que cuentan para que el puzle no se desmantele a la primera de cambio.

Los dos transatlánticos del fútbol español están bajos de defensas

La exigencia, a la que están expuestos los internacionales de estas dos escuadras –que son casi todos-, hace que muchos de ellos se resientan y sufran lesiones a lo largo de una temporada. Pero este año están ocurriendo dos hándicaps realmente llamativos. El primero de ellos es que los dos equipos están sufriendo muchos lesionados en este inicio de competición, circunstancia más propia de finales de temporada en el que la acumulación de partidos puede jugar malas pasadas. Por otro lado, también otro hecho anecdótico –o no tanto- es que todas las bajas importantes de estos conjuntos se están produciendo en sus zagas y han dejado a los dos equipos con defensas provisionales de cara a las apuestas por La Liga BBVA y competición europea.

En el caso del Barcelona la lesión en el codo de Puyol y el tobillo de Piqué han propiciado que Tito haya tenido que improvisar una defensa insólita, precisamente frente al Real Madrid, en el último clásico. En ese encuentro la defensa estuvo compuesta por Alves, Mascherano, Adriano y Jordi Alba, con un brasileño reconvertido a central porque así lo exigía el guión. Aquella misma noche, por si fuera poco, el lateral Dani Alves sufría una elongación muscular que le tendrá unas semanas fuera de los terrenos de juego. Y no podemos olvidar que el francés, Éric Abidal, continúa recuperándose de su grave enfermedad lo que hace que la defensa titular de la era Guardiola se encuentre íntegra en la enfermería.

Más sobre...

Mourinho hasta la semana pasada respiraba aliviado ya que contaba con prácticamente todos sus efectivos. Pero cosas del destino, la ruleta se giró y señaló igual que en el Barça a la defensa merengue. Tres lesionados en poco más de una semana dejan muy mermada la línea defensiva del portugués. A las lesiones de Marcelo y Coentrao, con sus selecciones, hay que sumarles las de Álvaro Arbeloa que frente a Francia sufrió una lesión muscular que le mantendrá en el dique seco unas semanas.

En estos momentos, más que nunca, los dos técnicos tendrán que ganarse el sueldo y demostrar que son capaces de sacar rendimiento a sus plantillas pese a las bajas. Tendrán que buscar soluciones haciendo juegos inverosímiles de posiciones o quizá tengan la valentía de dar el testigo a los canteranos que por algo están ahí.

Carlos Cruz


 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...