Aceite de oliva 25.10.2012Imprimir

Fraude

La OCU denuncia el fraude en los aceites de oliva

Tras analizar 40 marcas de aceite de oliva virgen y virgen extra, 9 de ellas etiquetan mal su aceite

La OCU ha realizado un análisis de 34 marcas de aceite de oliva virgen extra y 6 de aceite de oliva virgen con objetivo de verificar su calidad. Los aceites fueron sometidos a una batería de análisis químicos y a un análisis organoléptico, siguiendo los métodos analíticos oficiales que contempla la normativa vigente. La principal conclusión es que la gran mayoría de marcas cumple con la legislación y que 9 marcas engañan al consumidor vendiendo un aceite etiquetado como “extra” cuando resulta ser simplemente “virgen”. Se trata, por tanto, de un engaño económico, ya que se vende al consumidor aceite de menor calidad. La información completa se publica en la revista OCU Compra Maestra del mes de noviembre.

La OCU denuncia el fraude en los aceites de oliva

La OCU afirma que los resultados obtenidos muestran un claro engaño al consumidor porque se le vende un aceite de menor calidad a la que se indica en la etiqueta. Para la tranquilidad de todos los consumidores, la Organización manifiesta que, en el caso de los 9 aceites etiquetados incorrectamente, no se trata de un problema de seguridad, sino un engaño al bolsillo. El precio medio del litro de aceite de oliva virgen ronda los 2,38 €, mientras que el litro del virgen extra es casi de un euro más.

El análisis de la OCU también detectó que uno de los aceites vendidos como aceite de oliva virgen extra y otro de los vendidos como aceite de oliva virgen son, en realidad, aceites de oliva lampante y por tanto no son aptas para la venta sin el proceso previo de refinado.

A pesar de los problemas detectados, la OCU afirma que hay productos de muy buena calidad a precios razonables. En el aceite, como en muchos otros, un precio elevado no siempre es indicativo de calidad.

La OCU ha puesto en conocimiento de las autoridades competentes los resultados de este análisis para que determinen si se ha cometido alguna infracción y, si procede, sancionen a aquellas marcas que puedan estar engañando al consumidor y perjudicando a un sector muy importante para la economía española.

Además, en el ánimo de la OCU está el colaborar con la patronal aceitera para solventar y evitar que aceites mal etiquetados lleguen a los hogares de los consumidores. Por ello, la Organización ha invitado a la patronal a un encuentro cuyo principal propósito es trabajar en un objetivo común: ofrecer un aceite de calidad y excluir del mercado a aquellos que defraudan la confianza del consumidor y no juegan limpio con el resto de fabricantes.

La OCU pone a disposición de todos los consumidores un espacio en su web: www.ocu.org/aceite donde consultar los resultados de la calificación de cada marca analizada en el estudio, además de los precios, características y consejos de uso y consumo.

Por último, la OCU quiere agradecer la colaboración de sus socios puesto que este estudio ha sido posible gracias a su contribución. De este modo, la OCU se puede mantener como una organización independiente, ofreciendo información trasparente a todos los consumidores y evitando engaños de este tipo. Sin el importante compromiso de los 300.000 socios de la OCU, millones de consumidores seguirían engañados.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...