Ella 30.10.2012Imprimir

Antojos

Tener antojos tiene una explicación

Uno de los antojos más comunes es querer comer un postre dulce después de la comida

En general, deseamos determinadas comidas por una deficiencia en nuestro organismo de alguna de sus propiedades, por lo que es muy diferente tener un antojo de algo dulce o de algo salado. Uno de los antojos más comunes es querer comer un postre dulce después de la comida. Esto puede explicarse sencillamente porque nos hemos creado un hábito, por lo que aunque estemos llenos, nuestro cuerpo nos exige su dosis diaria de azúcar. Sin embargo, la explicación puede también encontrarse en la necesidad de liberar serotonina en el cuerpo, que puede motivarse con una comida que nos dé placer.

Tener antojos tiene una explicación

Por su parte, desear alimentos salados puede representar una deficiencia de sodio en el cuerpo, lo que, además, es perjudicial para los huesos. Este mineral incrementa los niveles de calcio, por lo que tener constates antojos de alimentos salados podría significar un problema de huesos, de manera que aunque los satisfagamos, podríamos estar asumiendo una falsa sensación de que ya tenemos el nivel apropiado de sodio.

Como una curiosidad sobre los antojos de alimentos salados, un estudio en la universidad de Bangor se ha centrado específicamente en conocer por qué tenemos antojos de patatas fritas (de bolsa). El experimento observó a un grupo de mujeres quienes no probaron bocado durante seis horas, tras lo que les fueron mostradas imágenes de objetos domésticos y de comidas. Los análisis previos que se habían hecho de sus cerebros demostraron que podían predecir la cantidad de patatas que iban a consumir y observaron que cuanta más actividad había en una zona del cerebro, más patatas se consumían, las que, por otro lado, no se correspondían con el hambre o los antojos que sentían antes de comenzar el experimento.

Más sobre...

Pero lo más curioso del estudio fue que puso de manifiesto la relación entre controlar los antojos con el índice de masa corporal. Según los científicos, entre las mujeres cuyos cerebros se activaban con las imágenes de alimentos había dos reacciones: las que tenían autocontrol, quienes tenían un bajo índice de masa corporal, y las que sucumbían a la comida guiadas por sus antojos, quienes eran las que tenían la mayor masa corporal. Por lo tanto, la nueva investigación se suma a otras teorías que subrayan la importancia de reprimir todos o algunos antojos, ya que sucumbir a ellos puede tener que ver en problemas de peso o desequilibrios alimenticios.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...