Olivarama 30.10.2012Imprimir

INCORPORACIONES

La familia Grandes Pagos de Olivar crece

La compañía Castillo de Canena Olive Juice se acaba de incorporar a Grandes Pagos de Olivar, una asociación comprometida con la difusión de la cultura oleícola española. Junto a los vírgenes extra Castillo de Canena, son cinco las marcas que integran la asociación: Marqués de Griñón, Dauro, Abbae de Queiles, Marqués de Valdueza y La Boella.

Marqués de Griñón (Pagos de Familia Marqués de Griñón), Dauro (Rodau), Abbae de Queiles (Hacienda Queiles), Marqués de Valdueza (La Canaleja) y La Boella (Molí La Boella) y, ahora, Castillo de Canena (Castillo de Canena Olive Juice) tienen algo en común. Por una parte, que son aceites de oliva vírgenes extra de rabiosa calidad y, por otra, que pertenecen a Grandes Pagos de Olivar.

La familia Grandes Pagos de Olivar creceLa familia Grandes Pagos de Olivar.

La familia Grandes Pagos de Olivar.

Desde que se constituyera, hace ahora ocho años, esta asociación no había acometido incorporaciones nuevas. Sin embargo, aunque ya conocíamos su intención desde hace unos días, la compañía Castillo de Canena Olive Juice formalizó ayer su adhesión a esta importante entidad que hace de la difusión de la cultura oleícola su bandera.

El acto de presentación tuvo lugar en La Terraza del Casino, restaurante madrileño de alta cocina que regenta Paco Roncero. Muy apropiado por su condición de embajador del aceite de oliva virgen extra, el cocinero agasajó a los comensales con un menú plagado de exquisitos bocados culinarios aderezados, por supuesto, con ricos aoves.

El chef abanderado del virgen extra fue testigo, junto a OLIVARAMA, otros medios de comunicación y personalidades relevantes, del discurso que el gerente de la compañía jiennense, Francisco Vañó, acompañado de su hermana Rosa, ofreció sobre la empresa familiar que lleva alrededor de 200 años elaborando su aceite en Jaén, en un entorno único rodeado por la Sierra de Cazorla y Sierra Mágina.

El resultado de esta larga trayectoria se muestra en forma de los vírgenes extra Reserva Familiar Arbequina, Reserva Familiar Picual y Royal Temprano, productos de acusada personalidad y elaborados a partir de aceitunas recolectadas en su propia finca.

Son, sin dudarlo ni un momento, excelentes zumos de oliva que evocan sentidos, conocimientos, experiencias… Como también experimentará emociones la nueva etiqueta que, diseñada por el cantante Alejandro Sanz, acompañará la séptima edición limitada de Primer Día de Cosecha, a la venta en noviembre. Se trata de una colección de 20.000 botellas de medio litro, en cuyo interior reside lo mejor de las aceitunas Arbequinas y Picuales, recolectadas en el punto óptimo de maduración.

El “terroir” del aceite

Por si algunos no lo saben, el concepto “aceite de pago”, “aceite de finca” o “aceite de “terroir” está íntimamente ligado al mundo del vino, concretamente a los vinos “château”.  Esta es precisamente la filosofía de Grandes Pagos de Olivar, basada en una normativa muy seria y de obligado cumplimiento por los seis socios integrantes.

Y es que, para que un aceite sea agrupado bajo esta denominación, es imprescindible que sea virgen extra, y que proceda de aceitunas de olivares propios. Los frutos deben ser recolectados en el punto óptimo de maduración y molturados inmediatamente en una almazara propia situada en la misma finca o muy cerca de ella.

También es necesaria la disponibilidad de sistemas de extracción y envasado que garanticen la calidad. De esta manera, todas las botellas están etiquetadas según las normas de la asociación, marcando en un lugar visible la fecha de la cosecha.

por Vanesa López

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...