Gente 02.11.2012Imprimir

Atracción

¿Qué atrae a los hombres del sexo contrario?

Muchos investigadores han concluido que aquello a lo que los hombres prestan realmente atención es a las llamadas características sexuales secundaria

Durante mucho tiempo se ha dicho que si un chico se fija en una chica, con toda probabilidad haya puesto el ojo en la proporción de sus caderas con respecto al resto de su cuerpo, aunque no sea consciente de ello. En la atracción física jugarían un papel fundamental los factores biológicos que asociamos a la reproducción, lo que quiere decir que inconscientemente nos sentimos atraídos por gente que creemos que pueden ser buenos padres o madres para nuestros vástagos. Sin embargo, muchos factores negarían esta teoría, como por ejemplo la atracción por el mismo sexo o la bisexualidad, o cánones de belleza basados en imágenes muy aniñadas.

¿Qué atrae a los hombres del sexo contrario?

En algunos estudios han puesto de manifiesto que la clásica teoría de la atracción heterosexual seguiría siendo efectiva en todo el mundo, sobre todo en cuanto a las relaciones más duraderas, en las que los chicos serían más exigentes que ellas en cuanto al físico que buscan, cuyo máximo síntoma de fertilidad es la juventud.

Una encuesta en la revista Cosmopolitan también aseguró que esta teoría sigue siendo actual y añadió que este mismo motivo es el que hace que los chicos se fijen en lo grueso que es el cabello, unos tonos altos en la voz o una tez radiante, ya que los tres indican que alguien tiene buena salud. Además, también se fijarían en que la chica tenga un grupo de amigos ni muy grande ni muy pequeño, en la profundidad de los ojos, en si llevan complementos artificiales –como extensiones– y en la sonrisa, y la revista destaca además que las sonrisas que más gustan son las que van acompañadas de ligeras arrugas en el contorno de ojos.

Sin embargo, muchos investigadores han concluido que aquello a lo que los hombres prestan realmente atención es a las llamadas características sexuales secundarias, es decir, aquellas partes del cuerpo diferentes entre género pero que no son determinantes para la reproducción. En este sentido, se fijarían en los pechos, el desarrollo de los muslos, unas manos y pies más pequeños que la media masculina y un rostro redondo.

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...