España 21.05.2007Imprimir

Quince mujeres se han unido para luchar a favor de sus derechos y el de sus familias ante el sentimiento anti-inmigrante que se vive en Arizona y el temor por posibles redadas migratorias

(Noticiascadadía/Agencias).- Las mujeres, algunas provenientes de México y otras nacidas en el país, forman parte del Centro de Derechos Humanos de Summit, el primer comité de voluntarios de la organización Acción Fronteriza creado para informar a la comunidad sobre sus derechos.

El vecindario de Summit, ubicado al sur de la ciudad de Tucson, es conocido como "el barrio perdido" debido a la falta de alumbrado, pavimentado, transporte público y presencia policíaca.

Incluso algunas de las casas del barrio integrado en un 90 por ciento por familias de origen hispano, en su mayoría inmigrantes, no cuentan con el servicio de agua potable y dependen de un pozo.

Quince mujeres se han unido para luchar a favor de sus derechos y el de sus familias ante el sentimiento anti-inmigrante que se vive en Arizona y el temor por posibles redadas migratorias

Esta es una comunidad que necesita mucha ayuda y, sobre todo, mucha información sobre los programas de la ciudad que se pierden porque la gente no conoce que puede aprovecharlos y porque también tienen miedo de utilizar estos recursos", dijo Clarissa Flores, promotora de derechos humanos de Acción Fronteriza y fundadora del comité.Flores dedica gran parte de su tiempo a visitar la escuela del vecindario e ir de casa en casa para invitar a las familias a escuchar charlas sobre sus derechos que protegen a todas las personas que viven en los Estados Unidos."Nosotros les decimos que no importa su estatus legal, no importa que no sepan inglés, todos estamos protegidos por la Constitución. Esto les da confianza como comunidad para que empiecen a involucrarse", señaló Flores, residente del barrio Summit.Explicó que fue el miedo que viven muchas familias ante el acoso de departamentos policíacos y las constantes noticias de redadas del servicio de inmigración lo que motivó a muchas mujeres, amas de casa con niños, a unirse al movimiento."Muchas mujeres tienen miedo de que éste sea el último día que ven a sus esposos, que no regresen porque los agarró la migra", aseguró la activista.Agregó que las preguntas más frecuentes que reciben por parte de la comunidad es si realmente tienen derechos a pesar de "no tener papeles".La comunidad inmigrante se encuentra temerosa ante la constante aprobación a nivel estatal de leyes en contra de los inmigrantes indocumentados.Leyes que van desde negar asistencia pública a los indocumentados hasta obligar a los alumnos sin número de seguro social a pagar colegiatura como extranjeros en universidades y colegios comunitarios del estado.Los inmigrantes también se quejan de la cooperación entre agentes policíacos y de Inmigración.Una de las voluntarias, Griselda Laguna, inmigrante mexicana, dijo que una de las razones por las que se unió al comité fue para estar informada sobre las leyes de inmigración y las propuestas de una reforma migratoria que se debate en Washington."Tenemos que estar informados, antes de que estuviera en el comité no sabía de los derechos que tenemos y como defendernos de abusos", finalizó esta madre de tres niños.

 

 

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...