España 21.07.2007Imprimir

¿El consumo de aceite de oliva en Nicaragua experimenta un resurgir?

Artíuclo de Opinión de José Manuel Crespo Guerrero

(Noticiascadadía/Opinión).- Hoy he quedado fulminado al leer este titular en el Diario Jaén: “El consumo de aceite de oliva en Nicaragua experimenta un resurgir�? (noticia del lunes, 16 de julio de 2007). ¿Tanto ha cambiado Nicaragua?

¿El consumo de aceite de oliva en Nicaragua experimenta un resurgir?

Hace 15 días hizo un año que fui a trabajar a Nicaragua. Allí permanecí tres meses gracias a una beca de la Agencia de Cooperación Internacional (AECI). Una beca hispano-francesa denominada T�?NDEM. Tres meses durante los que  desarrollé una labor cultural y social en la ciudad de Masaya. Localidad a la que el gran Rubén Darío dedicó unos versos el 7 de diciembre de 1907.

El leer esta noticia de Diario Jaén me hace sonreír. ¿Conocen Nicaragua? Teniendo como punto de partida esta pregunta, me dispongo a esbozar “cuatro pinceladas�? de ese país centroamericano al que debo algún tributo.

La primera y a modo anecdótico, me gustaría comentar que fue en Nicaragua cuando se fundó en 1526 la ciudad de “Nueva Jaén�? a las orillas del río San Juan, desaguadero natural del lago Cocibolca (el tercer lago de América Latina por extensión). Hoy esta “Nueva Jaén�? se llama “San Carlos�? y está hermanada, entre otras ciudades, con nuestra vecina Albacete.

La segunda y en este caso para situarnos, quisiera recordar que Nicaragua cambió hace unos meses de color político, pasando del gobierno del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de Enrique Bolaños al del actual FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) de Daniel Ortega. Sobre política podrían escribirse páginas y páginas de este país (les aconsejo un artículo de Noam Chomsky [recientemente más conocido en España gracias al grupo musical ASTRUD] de 1999 titulado: “Teaching Nicaragua a lesson�?, sé que ya está un poco pasado, pero merece la pena  leer o releer las cosas que escribe este hombre [por cierto, no tengo nada que ver con Hugo Chávez]). 

Visto lo anterior, os resalto algunos datos básicos, aprovechando el espacio que brinda “Cartas de los lectores�?. Nicaragua tiene una población de casi cinco millones y medio de habitantes y una superficie de 129.494 km2 (un poco más que Andalucía y Extremadura juntas). Soy consciente de que exponer datos macroeconómicos, a veces, y desde estas líneas sólo pueden conducir a una acción: pasar la página del periódico o leer otra cosa. Pero, haciendo uso de mis pocos conocimientos macroeconómicos y de mi experiencia vivida en la tierra del indígena Nicarao, me aventuro a dar algunas pinceladas sobre este tema.

Nicaragua ha disfrutado en los últimos años de un fuerte crecimiento económico. Hoy en día se ubica en mejores posiciones económicas que la de países como Haití u Honduras, aunque sigue estando entre los tres países más pobres de todo el continente americano. Su deuda externa representa el 275% del PNB (Producto Nacional Bruto), ocupando la sexta posición a nivel mundial.  Por otro lado, 35 de cada 100 personas no saben ni leer ni escribir.

Una de las aspiraciones más firmes de este país es, según los expertos económicos, erradicar la pobreza en 2015. Hace unos meses, el presidente Daniel Ortega afirmaba que el 80% de los nicaragüenenses se encontraban sumergidos en esta situación. Actualmente, el salario mínimo nicaragüense ronda (ya que no hay una cantidad fija establecida por ley) los 62 euros mensuales. Es el segundo más bajo de América después de Bolivia,  donde  se acerca a los 40 euros al mes.

Uno de los sectores con mayor rentabilidad potencial es el textil. Marcas como Levi’s ya han descubierto Nicaragua, donde los trabajadores cobran un salario de unos 0,51 céntimos de euro/hora, frente a, por ejemplo, los 1,50 euros de la vecina y próspera Costa Rica... Su economía sigue dependiendo de la ayuda internacional. <---newpage--->

Pero... en fin,  vayamos al grano. Ahora viene la pregunta del millón...

¿Cuánto cuesta un litro de aceite de oliva en el supermercado “El Palí�? de Masaya? (para que nos entendamos los giennenses, “El Palí�? es el “más y más�? de aquella ciudad). Por una pequeña botella de 250 ml. se paga entre 2,76 y 3,89 euros; o lo que es lo mismo, entre los 11 euros el litro del aceite de oliva “ y los 15,36 euros del aceite “Goya�?. Ello significa que un nicaragüense empleado en una “maquila�? (fábrica que no paga aranceles, como la de Levi`s) debe trabajar más de veinte horas para poder cocinar solamente con un litro de “oro verde�?.

¿Cuántas ‘horas’ de trabajo nos cuesta un litro de aceite de oliva? Pues para un giennense que gane 900 euros al mes, trabajando 36 horas mensuales y suponiendo que pagase 5,6 euros por un litro de aceite virgen extra... ¡tachán!: algo más de 13 minutos.

Y ahora me hago de nuevo la pregunta: ¿El consumo de aceite de oliva en Nicaragua experimenta un resurgir...?

 

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...