Cultura 30.10.2007Imprimir

El Prado se amplía con un nuevo edificio y una colección del XIX

La nueva ampliación del edificio Villanueva, del siglo XVII, dará al museo más del doble de espacio

(Noticiascadadía/Agencias).- El plan global de ampliación empezó a diseñarse a comienzos de los años 90 y también incluye la rehabilitación del Casón del Buen Retiro, que concluyó esta semana, y la del museo del Ejército, que lo hará dentro de unos años.

El Prado se amplía con un nuevo edificio y una colección del XIX

Asimismo, su objetivo es ofrecer "varios servicios que le faltaban al museo: un gran vestíbulo, una sala para exposiciones temporales, un auditorio, una tienda y un restaurante", enumeró Leticia Azcue, conservadora jefe de escultura del museo.

La demora de un museo de estas dimensiones en responder a estas necesidades "es casi una ventaja" ya que "hemos podido ver lo que han hecho los demás y aprender de sus experiencias", explicó Gabriele Finaldi, vicedirector del museo, que recibe más de 2 millones de visitantes al año.

Moneo ha unido el edificio clásico al claustro de la iglesia de los Jerónimos, que se encuentra detrás del museo, a través de un espacio bajo tierra con una avenida en la superficie.

El claustro de los Jerónimos, del siglo XVII, anteriormente abandonado, fue desmontado para poder restaurar los sillares y reconstruido nuevamente en su lugar original.

Ahora ha quedado cubierto por el llamado "cubo de Moneo", un moderno edificio construido en ladrillo y granito de cinco plantas (tres subterráneas) que también alberga salas de exposiciones y oficinas.

El acceso principal al "cubo" se hace a través de la imponente puerta de bronce de la escultora Cristina Iglesias.

Las cuatro paredes del claustro, una doble hilera de arcos de medio punto, albergan la colección de esculturas renacentistas de los italianos Leone y Pompeo Leoni.

La ampliación del Prado, que ha costado 152 millones de euros, dará al museo una nueva entrada, la puerta de los Jerónimos -además de la puerta Velázquez-, desde la cual se accederá a la colección permanente a través de la Sala de las Musas.

Este espacio de paredes rojas alberga las ocho musas romanas de la villa Adriana de Tívoli (Italia), descubiertas en 1500 y que el rey Felipe V compró a la colección de la reina Cristina de Suecia.

El museo ha querido festejar la apertura de esta nueva sala con la exposición de una colección de 95 pinturas y 12 esculturas del siglo XIX que a partir de abril de 2008 se incorporará a la colección permanente del museo.

Casi todas ellas se expusieron entre 1971 y 1997 en el Casón del Buen Retiro, que se cerró en ese año para ser restaurado con el objeto de ser incorporado al nuevo "campus" del Prado.

Con esta muestra se pretende resaltar el valor del arte español del siglo XIX, ensombrecido por los maestros del barroco, mostrando las deslumbrantes obras de Vicente López, Antonio María Esquivel, Alvarez Cubero, Rosales, Madrazo, Fortuny y Sorolla a través del neoclasicismo, el romanticismo, la pintura histórica, los retratos y los paisajes.

"El peso de Goya y Velázquez hace que no se hubiera valorado el arte del siglo XIX" español, explicó José Luis Díez, jefe de conservación de pintura del museo y comisario de la exposición, que añadió que la tradición barroca española siguió siendo un referente para aquellos artistas.

El museo también abre esta nueva etapa con la exposición de dibujos 'Goya, el toro mariposa', con motivo de la compra en 2006 del que lleva el mismo nombre.

La renovación del Prado, cuya entrada será gratuita durante una semana, también incluye el Casón del Buen Retiro, cuya reforma concluyó el martes. El recinto, futura sede del Centro de Estudios del museo, alberga en su bóveda la 'Alegoría del Toisón', de Luca Giordano (s.XVII). <---newpage--->

 

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...