Cultura 07.11.2007Imprimir

Para Agustín Díaz Yanes, "los guionistas americanos nos llevan 50 años de adelanto en derechos"

(Noticiascadadía/Agencias).- En 2004, Autores Literarios de Medios Audiovisuales (ALMA), que asocia a los más de 2.500 guionistas censados en España, elaboró un informe remarcando una situación "pavorosa" del gremio.

Para Agustín Díaz Yanes, "los guionistas americanos nos llevan 50 años de adelanto en derechos"

"Si comparamos la situación entre Estados Unidos y España es hablar de ricos y pobres; pero también lo es al mirarnos en países europeos como Francia o Gran Bretaña", apunta el cineasta, autor de filmes como "Alatriste".

"Es -añade- bastante significativo que en España, la octava potencia del mundo, el guionista no tenga un estatus a la altura del director o de los actores, cuando el peso del texto es esencial".

En Estados Unidos, los guionistas de TV han ido a la huelga para pedir mejoras en unos derechos ya harto conseguidos. "Nosotros no podemos luchar por unas mejoras de las que ni hemos logrado sus derechos básicos", apunta Díaz Yanes.

"Nos pagan el guión escrito y los derechos de autor clásicos, es decir, la exhibición en cine y televisión. Pero no cobramos porcentaje alguno por la venta de DVD, ni por el pase en el teléfono móvil, en Internet o cualquier otro soporte...", explica el presidente de ALMA, quien puntualiza que no es éste un tema que debía recoger la Ley de Cine, pero sí la de Propiedad Intelectual, algo que no hizo. "Insistimos, pero no quisieron recogerlo".

Díaz Yanes apunta que los derechos conseguidos por los guionistas españoles hoy, fueron conquistados por los de Hollywood hace ya 20 ó 30 años. De ahí que dice sonreír cuando oye eso de "teníais que ser como los americanos". Y le vienen a la mente los potentes sindicatos que protegen los derechos del gremio. Mientras aquí estamos, dice "en precario absoluto".

La llegada a España de las series de TV de producción propia han sido "esenciales", apunta. Sin embargo, también puntualiza que mientras, las asociaciones de guionistas intentaron conformar un organigrama del gremio dentro de las cadenas. Fue imposible.

"Hay unas 150 categorías estructuradas, sin exagerar. El becario, el dialoguista.... La televisión tiene una doble cara. Les ofrecen un sueldo seguro y, a la mayoría, buenecillo", apunta Díaz Yanes, quien comenta cómo el precio de un guión de cine es algo tan aleatorio que va desde un millón de las antiguas pesetas, a una media de cuatro millones de pesetas. Pero sin olvidar que sigue existiendo "una enorme cantidad que se venden gratis".

El gremio está harto de oír a los productores y otros sectores de la industria que el guión es la base de la película. Por eso no comprenden cómo, mientras han ido aumentando los sueldos en otros apartados, el precio del guión se mantiene estancado en los últimos quince años.

Díaz Yanes sólo encuentra una razón para esa falta de respeto a la figura del guionista, la tradición española de despreciar al que escribe como al hombre que le sobra tiempo para dedicarse a ello. "No se puede entender de otra forma", dice.

Y luego insiste en dejar claro cómo tanto el Gobierno como la industria les ignoran. Así explica cómo en las consultas mantenidas por el Gobierno con los distintos sectores previas a la elaboración del texto de la nueva ley de cine "los guionistas no fuimos llamados. No interesamos, a veces no es maldad, sólo dejadez", explica.

Díaz Yanes lleva "muchos años golpeando la pared con el martillo. Negociando". Y cansado de no obtener respuesta en ninguna parte explica que si la situación no mejora puede desencadenar en "una dramática fuga de gente que no siga escribiendo para cine ni para TV. Que se canse, o que organice una huelga".

 

 

Búsqueda de Noticias

Por favor, rellena el campo de búsqueda.

Ahora en portada...